USO pide a Trabajo y Seguridad Social que no margine a sectores en ERTE

USO pide a Trabajo y Seguridad Social que no margine a sectores en ERTE

El sindicato USO teme que la nueva prórroga de los ERTE deje fuera de su paraguas a más de medio millón de personas trabajadoras de sectores afectados por expedientes directamente relacionados con la crisis originada por la pandemia del covid-19. Por ello, USO ha registrado una petición a los ministerios implicados en la negociación, Trabajo y Economía Social, e Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, para que no marginen a los trabajadores en ERTE en función de los sectores a los que pertenece su empresa.

“Nos preocupa profundamente que comience a trascender que hay una serie de sectores que el Gobierno considera más dañados por la crisis del covid-19 y otros no. Algo así como comenzar a establecer trabajadores de primera y de segunda clase en cuanto a medidas de protección”, advierte Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

 

900.000 trabajadores en ERTE, pendientes de bajar al 50% y otra prórroga de última hora

900.000 trabajadores en ERTE, pendientes de bajar al 50% y otra prórroga de última hora

El RD-ley 8/2020 de 17 de marzo y una prórroga tras otra han regulado las condiciones especiales de los ERTE por causa de fuerza mayor.

El 30 de abril, 3.074.462 personas estaban reguladas por un ERTE de fuerza de mayor, a las que se sumaban 312.323 por otros tipos de ERTE, que también podían tener su origen en el coronavirus. En total, 3.386.785 trabajadores regulados.

El 31 de agosto, últimos datos cerrados de la Seguridad Social, 894.478 personas seguían estando en ERTE, 735.946 reguladas por uno de fuerza mayor.

La energía encarece los precios de los productos básicos y el IPC de agosto

La energía encarece los precios de los productos básicos y el IPC de agosto

El IPC de agosto registra su mayor subida de precios en la energía, encareciendo los productos básicos relativos a vivienda

El IPC de agosto no registra variación con respecto al de julio, pero sigue con una tendencia negativa en su variación anual (-0,5%).

“La subida más importante de precios, que afecta a un paquete básico como es la vivienda, se ha dado en la electricidad. Resulta paradójico que acabemos de escuchar a la ministra para la Transición Ecológica decir que al fin íbamos a tener una energía en consonancia con nuestros vecinos y la primera estadística que se conoce demuestre lo contrario”, afea Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

En este sentido, la responsable de USO recalca que “estamos ante el invierno más delicado para las familias de toda nuestra historia reciente. Desde la llegada del covid, las épocas del año nos han ido favoreciendo en lo que respecta a ese gasto, pero no podemos permitirnos como sociedad que se dispare la pobreza energética en los hogares de cara a estos meses tan duros e inciertos”.

El precio de la energía, un riesgo para el empleo industrial

El precio de la energía preocupa en lo doméstico “y en lo industrial. Hemos visto año tras año cómo el precio de la energía en España ha sido motivo y excusa de cierres u otros recortes en la industria pesada. Nuestro país no puede consentir que se ponga en riesgo un puesto de trabajo más, y mucho menos en las industrias más estables. Esperemos que el Ministerio cumpla con ese compromiso y ofrezca garantías a la industria pesada para apostar por España”, pide Sara García.

Reforma Laboral de 2010: diez años de temporalidad y salarios más bajos

Reforma Laboral de 2010: diez años de temporalidad y salarios más bajos

Hoy se cumplen diez años de la primera reforma laboral de la crisis. Exactamente, una década de la convalidación por parte del Congreso del RD 10/2010, que daría posteriormente lugar a la Ley 25/2010 de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo. El Gobierno de Zapatero justificó por entonces su necesidad por el contexto de crisis económica, incremento del déficit, preocupación por la baja capacidad económica, caída de ingresos y el incremento del desempleo, que en los últimos dos años había crecido en casi dos millones y medio de personas, situando la tasa de paro en el 20%.

El secretario general de USO, Joaquín Pérez, analiza los efectos negativos contra los que nuestro sindicato ya se movilizó por entonces, y pone en evidencia que no consiguió, con sus recortes, relanzar el empleo. Solo la evolución de la propia economía terminó por crear de nuevo puestos de trabajo, de peor calidad que los destruidos.

Paro de agosto: España afronta la segunda ola del covid sin margen en el empleo

Paro de agosto: España afronta la segunda ola del covid sin margen en el empleo

Los datos del paro de agosto retratan en un solo vistazo todos los grandes males que arrastra el mercado laboral español y que el covid-19 ha puesto más en evidencia que nunca. España afronta un otoño incierto en todos los ámbitos con casi 4 millones de parados y la economía de las autonomías más dependientes del turismo sin margen de maniobra, totalmente devastada.

El paro ha subido al finalizar agosto en 29.780 personas, un 0,79%, que supone el 24,04% de aumento si miramos las cifras de 2019. El tradicional alivio estival este año ha dado negativo y el empleo se calza la mascarilla permanente: no respira.

USO exige medidas urgentes y excepcionales ante el inicio del curso

USO exige medidas urgentes y excepcionales ante el inicio del curso

Para el secretario general de USO, Joaquín Pérez, el inicio del curso requiere de medidas urgentes y excepcionales. La crisis sanitaria y económica se ha sumado a una crisis ya existente en el empleo que antes de la pandemia ya era del 14,2%, caracterizado por la precariedad, especialmente en términos de temporalidad, parcialidad y bajos salarios. Ahora se estima que pueda llegar al 22%. No se reaccionó a tiempo y ahora muchos dirán que “no toca”.

Las anunciadas reformas en distintas materias nunca llegaron a pesar de las fotos y los grandes titulares, evidenciándose además falta de previsión en la gestión de los ERTES, subsidios para empleadas del hogar, Ingreso Mínimo Vital y otras gestiones. Los sistemas de distintas administraciones continúan colapsados, teléfonos que no contestan y citas para ser atendidos de semanas y meses, junto a los trabajadores de los servicios públicos desbordados por el volumen de trabajo, incapaces de tramitar lo que es una necesidad vital.