La Confederación Europea de Sindicatos, de la que USO forma parte, ha emitido una declaración conjunta con la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS), para mostrar su rechazo al actual Acuerdo de Asociación Birregional entre la Unión Europea y los países del bloque Mercosur, conformado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Mercosur, un acuerdo con graves costes laborales, sociales y ambientales

A través de la reducción de los aranceles comerciales a un gran número de productos -que incluyen la industria ganadera y agrícola, la química, automovilística, textil y muchas otras-, el Acuerdo Mercosur servirá para liberalizar el comercio entre ambas regiones a costa de generar graves impactos a ambos lados del Atlántico.

Entre estos impactos está el aumento en la destrucción de ecosistemas clave como la Amazonia, el Cerrado o el Gran Chaco, perpetuando un modelo de agricultura extractiva, ganadería extensiva y monocultivos que dependen de pesticidas químicos. Esto choca frontalmente con el actual discurso de la Comisión Europea que apuesta por la transición verde como forma de salir de la crisis actual.

Los sindicatos internacionales denuncian que nada de lo que se lleva años reclamando ha sido incorporado al Acuerdo, por lo que apoyan la posición del Parlamento Europeo, que ha subrayado que el Acuerdo no puede firmarse tal y como está.

Entre otros aspectos existe una notoria falta de medidas concretas de seguimiento para la aplicación de las Normas Internacionales del Trabajo. En particular, de los convenios fundamentales de la OIT sobre trabajo decente; del convenio 87 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicalización; el incumplimiento del convenio 98 de libre negociación colectiva y de todos los convenios relacionados con la Seguridad Social. El acuerdo Mercosur, en su estado actual, no introduce ningún mecanismo de real participación para los sindicatos ni de sanción en caso de violación de estos convenios.

Los sindicatos rechazan el Acuerdo

De esta forma, la CES y la CCSCS rechazan el acuerdo en su estado actual debido a que:

  • No incluye salvaguardias sólidas y vinculantes que garanticen la protección ambiental y el respeto de los derechos humanos y laborales. El Acuerdo no contiene compromisos efectivamente vinculantes para respetar las Normas Internacionales del Trabajo.
  • El acuerdo no otorga ningún papel a los sindicatos para garantizar el respeto de los compromisos con las normas laborales internacionales fundamentales y no reconoce la creación de un Foro Laboral específico que supervisaría la implementación de la dimensión laboral. En consecuencia, el acuerdo desconoce el rol democrático de los interlocutores sociales (empresarios y sindicatos) como agentes fundamentales del desarrollo sostenible.
  • Las sensibilidades y asimetrías de las dos partes no consideran. En particular, amenazan con socavar las industrias nacionales en los países del Mercosur y al sector agrícola en la UE.
  • Carencia de mecanismos efectivos para promover las pequeñas y medianas empresas, como el apoyo financiero y la transferencia de tecnología.
  • No existe una exención general para los servicios públicos en la parte de liberalización de servicios; el acuerdo prevé concesiones sustanciales en el campo del transporte marítimo y no proporciona una protección suficiente del comercio marítimo intra-Mercosur, que es de fundamental importancia.

La CES y la CCSCS instan a las partes a renegociar el Acuerdo para tener debidamente en cuenta las preocupaciones de los trabajadores así como de sus organizaciones gremiales.

Ambas confederaciones sindicales pondrán en marcha un Foro Laboral con el objetivo de presionar para una nueva renegociación del acuerdo, y exigirán que las partes negociadoras institucionales reconozcan dicho Foro.

A %d blogueros les gusta esto: