La destrucción de empleo que está dejando la pandemia empieza a materializarse con la aplicación de ERE en diversas empresas cuya actividad se ha visto reducida en el último año. Es el caso del comercio, hostelería y servicios en general, pero también en industria, en enseñanza universitaria, etc.

ERE en el sector Servicios

Las restricciones impuestas en las comunidades autónomas están impactando de forma directa o indirecta en muchos negocios del sector Servicios como la hostelería, el comercio o el contact center, entre otros. Estas limitaciones están provocando pérdidas económicas, cierres o suspensiones temporales de los negocios. La Federación de Servicios de USO considera que, si la evolución la crisis sanitaria y el impacto en la actividad del sector no mejoran, se producirá una sangría de despidos.
En el último trimestre de 2020, han sido muchas las empresas que han presentado ERE en sus plantillas. Es el caso de Goldcar, en el sector de alquiler de vehículos, con 212 trabajadores afectados; World Duty Free Group, con 75 despidos en oficinas centrales; el restaurante-espectáculo Son Amar, en Baleares, con un recorte de plantilla de 98 trabajadores; Incatema, empresa de outsourcing, donde se despidió a 121 empleados; o Digitex y Sitel, empresas de telemarketing, donde se aplicaron ERE con un resultado de 259 y 250 despidos, respectivamente.
Actualmente, están en negociación otros despidos colectivos en Expedia Spain, empresa de turismo, con afectados en Madrid, Málaga, Baleares y Barcelona. Y en Eurest Colectividades, de servicios de catering. En esta, se ha planteado el despido de 832 trabajadores. USO ha mostrado su rechazo al alegarse causas coyunturales y sobredimensionarse el número de despidos, así como por no aplicar la prórroga de los ERTE.
También se empezará a negociar el 15 de febrero el ERE planteado en Douglas Perfumerías, que afecta a 103 tiendas en toda España. La mayor afectación se da en Madrid, y en una parte importante del personal de oficina. Douglas cuenta en España con cerca de 2.100 trabajadores en sus tiendas. Esta medida puede afectar a más de un tercio de su plantilla.
Este es el segundo ERE en tres años que soportan los trabajadores de Douglas; en el 2018, ya despidieron a 266 trabajadores, y en 2019 toda la plantilla sufrió recortes de derechos y modificaciones importantes de sus condiciones laborales.

El sector industrial, muy afectado por la crisis económica

El sector industrial también se está viendo duramente afectado por la crisis del covid-19. Este es el caso de la industria del automóvil, segundo sector industrial en España, y que se ha resentido especialmente de la crisis de consumo.

Tras el anuncio de cierre y la reducción de la producción en Nissan Barcelona, han sido muchas las empresas que han puesto en marcha distintos ERE. Su resultado, hasta el momento, son 1.000 trabajadores sin empleo. Es el caso de Magna, Magnetti Marelli, Acciona, Tachi- S Engineering, Faurecia o Robert Bosch, entre otros.

También el sector aeronáutico se ha visto impactado por esta crisis. En Alestis Aerospace, ha comenzado a aplicarse un ERE que dejará un total de 374 afectados en sus nueve centros de trabajo. Y en Aernnova, en Álava, el despido colectivo se ha cerrado sin acuerdo y afectará a 82 trabajadores.

Otra de las empresas industriales que en los últimos días ha anunciado el inicio de un proceso de despido colectivo ha sido Coca-Cola. Este afectará a un total a 360 empleos (10% de toda la plantilla) de las áreas de Comercial, BPT y Customer Service. USO, con 27 delegados en los centros de Cataluña, Sevilla, Ciudad Real, Segovia y Santander, ha mostrado su rechazo a esta decisión y apela a la responsabilidad y el compromiso social para que Coca-Cola reconsidere su intención, buscando fórmulas alternativas a la destrucción de empleo, con un plan de viabilidad que garantice el empleo.

Las tecnológicas también están aplicando medidas. Es el caso de Indra ISTI, con 580 trabajadores afectados por ERE, donde se ha puesto en marcha también una reducción salarial para 100 empleados y un ERTE para otros 125. Además, 15 delegados de USO han sido despedidos en lo que supone una clara persecución sindical.

USO, contra el ERE en la Universidad Europea

A pesar de que el sector de la educación ha sido uno de los que más reforzado ha salido de esta crisis, al tener que realizarse muchas contrataciones para reforzar plantillas, la extensión de la educación a distancia y la reducción de  matrículas ha dado lugar a que algunas instituciones se aprovechen del momento para realizar recortes de personal.

Es el caso de la Universidad Europea, que ha notificado la aplicación de un ERE para rescindir 175 jornadas completas. Afecta a 275 puestos de trabajo entre jornadas completas y parciales. Esto es, aproximadamente, un 12% de la plantilla de los tres centros universitarios de Madrid, Valencia y Canarias, con los que cuenta en España. En concreto, a 221 profesionales ubicados en Madrid, 47 en la Comunidad Valenciana y 7 en Canarias.

El ERE está fundamentado, según la Universidad, en una serie de causas técnicas, organizativas y productivas. No se han aducido causas económicas ya que, incluso en pandemia, la empresa presenta beneficios y ha aumentado su número de alumnos en todos los centros. De esta forma, han aumentado las ganancias de la empresa a costa de la sobrecarga de la plantilla, situación denunciada ante Inspección de Trabajo, al considerar que estos cambios suponían una modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

USO ha rechazado este despido colectivo en la Universidad Europea por considerarlo injustificado. El profesorado teme que esta decisión empresarial esconda la conversión en una universidad on-line, abandonando el modelo presencial; el objetivo de lograr mayor rentabilidad, aumentando el número de alumnos y reduciendo el profesorado; y la futura venta de la universidad al mejor postor en un plazo breve.

A %d blogueros les gusta esto: