De los jóvenes de 15 a 29 años un 20% niega que exista la violencia de género, según un estudio de la FAD. Estos datos suponen un retroceso preocupante que indican que concienciar en igualdad es urgente

Un estudio de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD) revela que un 20% de los jóvenes de 15 a 29 años piensa que la violencia de género no existe o que “es un invento ideológico” en 2021. En 2019 este porcentaje alcanzaba un 12%.

El Centro de Investigación Reina Sofía de la FAD ha publicado el “Barómetro Juventud y género” en el que analiza cómo perciben los jóvenes de 15 a 29 años las cuestiones de género. En dicho estudio se pregunta sobre las desigualdades de género, violencia de género, identidades, experiencias afectivas y las relaciones de pareja y familiares.

Los resultados del barómetro muestran un retroceso importante en las actitudes que muestran los jóvenes ante los problemas relacionados con la desigualdad de género y en su educación emocional. Por eso, desde USO reivindicamos que, de forma urgente, se establezcan nuevas estrategias para que la concienciación sea lo más igualitaria posible. No podemos permitir que, en pleno siglo XXI, con todos los medios materiales, tecnológicos y educacionales a nuestra disposición,  los jóvenes no estén sensibilizados sobre las desigualdades de género. Los jóvenes son el futuro y sin su pleno compromiso, nunca conseguiremos erradicar la violencia.

Concienciación sobre desigualdades y violencia de género

Aunque afortunadamente sigue siendo una mayoría de jóvenes los que se muestran concienciados sobre las desigualdades de género, en la actualidad ha crecido el número de los que no lo están. Algunos de los datos más destacables son:

  • Un 20% de los jóvenes de 15 a 29 años piensa que la violencia de género no existe o que “es un invento ideológico”.
  • Las mujeres están más concienciadas en cuanto a las desigualdades de género en España: más de 7 de cada diez mujeres consideran que estas son elevadas, mientras que de los hombres, solo lo piensan 4 de cada 10.
  • 1 de cada 10 chicos cree que las desigualdades de género no existen.
  • Un 18,1% de los hombres asume como normal mirar el móvil de la pareja, frente a un 12,7% de mujeres.
  • Un 28% de los hombres normaliza los celos como una “prueba de amor”, mientras que solo un 15% de ellas lo hace.

Las mujeres, más concienciadas que los hombres

El barómetro de la FAD también muestra una desigualdad impactante entre hombres y mujeres jóvenes a la hora de abordar estas problemáticas, como ocurre en el caso de la violencia de género. Mientras cada vez más mujeres se consideran feministas y consideran la lucha por la igualdad parte de sus vidas -especialmente las más jóvenes-, la concienciación entre los hombres ha sido lenta e incluso ha retrocedido.

Desde 2017 hasta 2021, el porcentaje de mujeres que se consideran feministas ha pasado de un 46,1% al 67,1%, mientras que el de los hombres ha pasado del 23,6% al 32,8%.

Más de 7 de cada diez mujeres consideran que las desigualdades de género son elevadas, mientras que de los hombres solo lo piensan 4 de cada 10.

La percepción de la violencia de género como algo grave ha crecido entre las mujeres jóvenes. Un 72,4% de ellas lo consideraba así en 2017, mientras que en 2021 este porcentaje se ha elevado hasta el 74,2%. Por el contrario, ha decrecido el número de chicos jóvenes que piensa que la violencia de género es un problema grave. Un 54,2% lo pensaban en 2017, mientras que en 2021 solo lo piensa un 50,4%.

Otros datos a destacar con respecto a la percepción de la violencia de género en los jóvenes son:

  • Ha aumentado la normalización de la violencia “de poca intensidad”, en mayor medida entre los hombres: un 15,4% frente a un 7,3% de ellas.
  • Las mujeres dicen haber presenciado situaciones de violencia de género en su entorno en mayor medida que los hombres.
  • Con respecto a las formas de violencia sufrida en la pareja, destaca que un 20,5% de las mujeres dice haber sufrido una relación sexual no deseada, frente al 5,1% de los hombres.

En cuanto a las relaciones de pareja, el estudio de la FAD muestra cómo las mujeres tienden a tener una percepción más igualitaria de las relaciones, mientras que los hombres siguen aferrados, en mayor medida, a las visiones tradicionales de género:

  • El 30,5% de las mujeres que viven en pareja han declarado encargarse de las tareas domésticas, frente al 14,4% de los hombres.
  • Se ha producido un aumento en la percepción de que las tareas se reparten de una manera equitativa y se han reducido algunas actitudes más tradicionales sobre la conciliación familiar, sobre todo entre las mujeres. Un 59,5% de ellas rechaza el rol de mujer como cuidadora de hijos.

El ámbito laboral, donde ellas perciben más desigualdad

Por otro lado, las mujeres perciben que las mayores desigualdades a las que se enfrentan provienen del ámbito laboral. La mitad de las mujeres consideran que se encuentran en desventaja con respecto a los hombres en el acceso a puestos de responsabilidad, la retribución salarial y en la conciliación familiar. Los hombres que vislumbran dicha desigualdad son tan solo el 30%.

El empleo es una de las principales herramientas que posee una persona para ser independiente y vivir con dignidad en la sociedad en la que nos encontramos. Aunque conseguir un buen empleo, en términos generales, no es tarea fácil hoy en día, lo es menos para las mujeres.

La situación de las mujeres jóvenes en nuestro país con respecto al empleo es diferente a la de los hombres en varios aspectos. Lo que más llama la atención es el interés de las mujeres por continuar sus estudios y estar bien preparadas para su incorporación al mundo laboral. Ello puede explicar, en parte, un mayor desempleo juvenil para ellas, mayor temporalidad y jornadas parciales más frecuentes.

Aunque no es especialmente fácil realizar una evaluación de las diferencias de género en el empleo durante la juventud,  las mujeres tienen una referencia clara de las desigualdades que sufren sus homólogas adultas en el trabajo. Así mismo, las mujeres que hoy son jóvenes se han educado en una sociedad patriarcal con referentes masculinos y escasos femeninos en todos los ámbitos, por lo que es normal que sientan que se tienen que esforzar más que ellos para conseguir una carrera exitosa.

La solución, más educación

Los resultados del estudio de la FAD son preocupantes. Resulta paradójico comprobar cómo el avance del feminismo y una mayor concienciación sobre las desigualdades entre las mujeres, viene acompañado de un negacionismo de estas mismas desigualdades y de la violencia de género por una parte de los jóvenes, fundamentalmente hombres.

Si bien es entendible una falta de conciencia sobre de la magnitud de un problema determinado, por no saber hasta qué punto se haya extendido o generalizado, no lo es la negación, el pensar que no existe con los datos delante y pensar que se trata de un invento que atiende a razones ideológicas o políticas.

Una mayoría de jóvenes entrevistados coinciden en que la falta de educación es el principal factor causante de la violencia de género. Desde USO defendemos que la educación es precisamente la mejor herramienta y solución contra esa falta de conocimiento y conciencia acerca de un problema que, aunque ahora tenga mayor visibilidad, ha existido siempre.

A %d blogueros les gusta esto: