Este año, el Black Friday va a desarrollarse casi de forma generalizada a través de la venta on-line y la evaluación de la salud laboral no estará tan ligada a puestos de trabajo en tiendas físicas. Aun así, habrá comercios que puedan abrir sus puertas para los clientes que quieran acudir a realizar sus compras.

Desde el Gabinete de Salud Laboral de USO, queremos transmitiros algunos de los riesgos laborales más comunes y recomendar medidas preventivas a las personas trabajadoras de los sectores implicados.

El comercio tradicional, o a puerta de calle, que tenga la posibilidad de abrir sus puertas por las restricciones sanitarias de algunas comunidades autónomas, podrá recuperar a personas trabajadoras incluidas en los ERTE, contratar nuevo personal para la campaña o mantener la plantilla actual, según sus necesidades.

En cualquier caso, deben extremarse las medidas establecidas en el Protocolo contra el Contagio por covid-19 de la empresa. Debe respetarse siempre el aforo de los locales, así como tener muy presente que los riesgos por sobreesfuerzos, los más frecuentes en el índice de la siniestralidad, vienen generados por condiciones de seguridad como cajas mal colocadas en estanterías o pasillos. Y también por los factores de riesgo psicosocial, como las demandas emocionales de los clientes, la alta carga mental por polivalencia en las funciones, el trabajo en festivos y la excesiva supervisión.

A %d blogueros les gusta esto: