Día Internacional de las Personas Sordociegas, una diversidad funcional desconocida y silenciada

Con motivo del día internacional de las personas sordociegas, desde USO queremos hacer una labor de visibilidad de este colectivo. Si personas con otro tipo de discapacidades pasan muchas veces inadvertidas, las personas sordociegas lo pasan aún más, debido a que mucha gente no conoce este tipo de diversidad funcional.

Reconocer a una persona sordociega por la calle es fácil: su bastón identificativo es similar al bastón de las personas ciegas. Pero con una diferencia: unas franjas rojas y blancas para distinguirse de las personas ciegas. Si vemos que se enfrentan a una situación de peligro, debemos acercarnos a esas personas, darles un toque suave en el hombro o brazo, y que se agarren a nuestro brazo para guiarlas.

En el ámbito laboral, estas personas lo tienen muy complicado: son muy pocos los puestos adaptados para esta doble diversidad funcional. Mientras que una persona sorda puede trabajar en bastantes puestos, siempre que estén adaptados con señales luminosas, o una persona ciega lo puede hacer siempre que tenga señales acústicas, la adaptación de puestos de trabajo para personas sordociegas, que debería ser por vibraciones para avisos, o aplicaciones especiales que están desarrolladas, apenas llega. Así, estas personas se ven abocadas a ser pensionistas toda su vida.

A %d blogueros les gusta esto: