Hoy es el Día Mundial de Acción Climática en los Centros de Trabajo, convocado por la CSI, para negociar con empresas y administraciones públicas reducir la huella ecológica y salvar al planeta. Porque no hay plan B

Estamos en una carrera contrarreloj para hacer frente al cambio climático, una amenaza para todos que, si no se frena, convertirá regiones enteras en lugares inhabitables. Fenómenos meteorológicos extremos con efectos devastadores están ya afectando a personas, a los empleos y medios de subsistencia.

Una de las acciones impulsadas por la Confederación Sindical Internacional (CSI) para hacer frente a esta situación, es el Día Mundial de Acción Climática en los Centros de Trabajo, con el que desde el mundo sindical queremos demostrar a los Gobiernos y a las empresas que los trabajadores y las trabajadoras exigimos que se tomen medidas con relación al cambio climático.

Al igual que el año pasado, las organizaciones sindicales USO, CCOO y UGT , como miembros de la CSI, nos sumamos a esta convocatoria, cuyo objetivo es sensibilizar a empresas, administraciones públicas y a trabajadoras y trabajadores de la necesidad de evaluar el impacto ambiental de la actividad, adaptar los centros de trabajo a las consecuencias del cambio climático y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este sentido, hemos trasladado cartas a los centros de trabajo en las que se indica la necesidad de establecer reuniones entre representantes de la empresa y de las trabajadoras y los trabajadores, con el fin de intentar alcanzar compromisos concretos para abordar la transición ecológica justa que nos demanda el planeta.

A %d blogueros les gusta esto: