Evitemos hoy el cáncer laboral del mañana. Campaña de prevención y detección temprana del cáncer laboral con nueva documentación del INSST para gestionar la exposición a los agentes cancerígenos

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo ha puesto en marcha la campaña “Evitemos hoy el cáncer laboral del mañana”. El programa, dirigido a empresas, personal técnico de prevención y todas las personas trabajadoras, fue presentado en la jornada técnica “Agentes cancerígenos: trabajando para frenar el cáncer laboral”, que el INSST celebró en colaboración con la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, EU-OSHA, y la Red Española de Seguridad y la Salud en el Trabajo, RESST.

La campaña para evitar el cáncer laboral busca informar sobre los agentes cancerígenos o mutágenos más frecuentes y los riesgos para la salud que representan, promoviendo su identificación en el lugar de trabajo como paso previo a su sustitución, reducción o control.

El proceso de la campaña se divide en diferentes fases:

  • Visibilizar el cáncer, dada la nula percepción del riesgo que tienen las personas expuestas, el largo período de latencia, la multicausalidad y la falta de identificación en el lugar del trabajo.
  • Sensibilizar, teniendo en cuenta el impacto que la enfermedad tiene en la salud de la persona que la padece, en el entorno familiar, en la empresa y en la sociedad.
  • Actuar, ayudando a identificar, eliminar y reducir la exposición; informando y formando a todas las personas que trabajan con sustancias cancerígenas.

La actuación se realizará a través de documentos técnicos y divulgativos por parte de los agentes que se encuentran en los entornos laborales. Con ello, se busca aumentar el conocimiento sobre los principales agentes, para facilitar y fomentar la prevención del cáncer laboral.

Actualizar normativa y límites de exposición a agentes cancerígenos

Para seleccionar los agentes que van a ser parte de la colección técnica, el ITSST ha tenido en cuenta las modificaciones de normativa más reciente, el número de personas expuestas y las modificaciones de los valores límite de exposición respecto a los nuevos hallazgos científicos. Así, publicará documentos sobre el polvo de sílice cristalino, los humos del diésel, los aceites de motor, formaldehido y el polvo de madera.

El contenido de los mismos llevará este guion:

  • Qué es y dónde puede aparecer.
  • Los efectos sobre la salud que provoca.
  • En qué momento del proceso laboral se puede dar la exposición.
  • Cómo se ha de realizar la evaluación de riesgos.
  • Cómo se han de ser las medidas técnicas y organizativas para controlar la exposición.
  • Las especialidades que se han de tener en cuenta en la vigilancia de la salud.
  • Otras medidas preventivas que se han de cumplir conforme al RD 665/97.

El cáncer laboral, el eterno infradeclarado

Como se ha comprobado, existe una gran infradeclaración de los cánceres laborales como enfermedades profesionales. En lo que llevamos de 2021, se han notificado un total de 38 partes, de los que 27 han requerido de incapacidad temporal. En total, se han comunicado 15.169, lo que supone un 0,25 % de los partes comunicados.

Hay que destacar que la presencia del agente no es lo mismo que estar expuesto, como pasa en los procesos cerrados de manipulación. Para entenderlo más gráficamente, el tabaco por sí mismo no provoca cáncer; inhalarlo con sus aditivos, sí.

El art. 10 del RD 665/97, sobre protección a las personas trabajadoras de los agentes cancerígenos, obliga a realizar una lista de personas expuestas en el seno de la empresa y comunicarla a la Autoridad Competente, cuando lo solicite. Esta comunicación debería ser obligatoria desde el inicio de la exposición al agente, para un mayor control a futuro de la actualización del cáncer, y no solo cuando sea reconocido como enfermedad profesional, art. 10.2. Este incumplimiento debería estar incluido en el art. 12.16 a) LISOS o en nuevo inciso del art. 13, de infracciones muy graves, dado que el nivel del riesgo puede provocar graves daños a la salud de la persona expuesta.

Desde el Gabinete de Salud Laboral de USO, queremos colaborar a difundir la campaña para concienciar a las personas que trabajen en procesos donde se utilicen agentes cancerígenos de la importancia de la protección de uno mismo. Hay poca percepción del daño que se produce a la salud porque este aparece con el paso del tiempo.

Como ya hemos solicitado desde USO, para realizar una prevención precoz se debe promover la inversión en investigación y la vigilancia postocupacional, por el largo período de latencia, como se realiza en los programas del amianto. Se debe investigar cada caso con un proceso armonizado, que aún no se ha establecido, para realizar una gestión rigurosa de los factores de riesgo y enfocar los elementos preventivos antes de la aparición.

 

A %d blogueros les gusta esto: