Un año de pandemia. Trabajadores esenciales en la calle frente al  covid

Un año de pandemia. Trabajadores esenciales en la calle frente al covid

Cuando el covid-19 transformó la normalidad a la que estábamos acostumbrados, también cambió el día a día de muchos trabajadores esenciales que desarrollan su labor en la calle. Es el caso de conductores de transporte de viajeros, limpieza viaria y Policía Local que tuvieron que continuar con su trabajo con la incertidumbre y el miedo de los primeros días y que, a día de hoy, siguen en primera línea.

Recopilamos los testimonios de nuestros delegados al frente de distintos servicios para la ciudadanía que no pudieron parar hace un año. Estos trabajadores actualmente se enfrentan a la “nueva normalidad” del covid dando lo mejor de sí.

El transporte de viajeros no paró

Jon Alcántara es conductor de autobuses en Bizkaia. Su actividad laboral no se vio paralizada por la pandemia. Al contrario, formó parte del grupo de trabajadores esenciales cuando se decretó el estado de alarma, y no ha dejado de acudir a su puesto de trabajo.

Aunque actualmente se conocen las medidas necesarias para reducir los contagios, Alcántara nos recuerda que el 13 de marzo del año pasado, la situación era complicada. “Al principio todo era un poco caótico, porque la información que se daba era contradictoria. En primer lugar se decía a los conductores que no hacía falta llevar mascarilla, incluso desde la empresa se aconsejó a un compañero que se la quitara, ya que estaba creando un estado de alarma entre los viajeros”, recuerda.

El temor entre los viajeros era la tónica de esos primeros días. Había mucho miedo al contagio. Los viajeros tomaron muchas precauciones. Al poco tiempo llegaron las mascarillas y el gel hidro alcohólico, pero la incertidumbre seguía ahí. “El volumen de viajeros bajó bastante, ya que a las restricciones de movilidad se le sumaba el aumento en el uso de vehículo propio por el temor al contagio”, explica Alcántara, pero ellos, los trabajadores esenciales frente al covid-19 tenían que seguir en primera línea.

Tras los primeros días, se comenzaron a tomar medidas desde la Diputación de Bizkaia, como la desinfección de los vehículos al final de recorrido, la eliminación del pago en efectivo o regular la entrada y salida de viajeros por la puerta trasera, así como la instalación de elementos de separación junto a la cabina de los conductores.

Continúan las medidas de protección un año después

Alcántara nos explica que, en estos momentos, el volumen de viajeros ha subido y las medidas de protección continúan. “Nos han puesto una mampara en el puesto de conducción, aunque en algunos vehículos estas mamparas no son muy idóneas por el tema de reflejos y nos impiden la visión del espejo exterior derecho. Hemos denunciado esta situación a Inspección de Trabajo y la Diputación ha anunciado que van a tomar medidas”, nos explica.

Además, los trabajadores reciben mascarillas FPP2 o NK95. “Nos están dando 7 mascarillas para todo el mes de trabajo, y creemos que son insuficientes”, expone Alcántara.

En cuanto al ritmo de vacunación, Alcántara es crítico. “La vacunación en Bizkaia va muy lenta. Antes de vacunarnos a nuestro colectivo están los compañeros del transporte sanitario, que están en primera línea y han tenido que ir a unos paros para exigir que se les vacune cuanto antes”, reivindica Alcántara-

Trabajadores de limpieza viaria, desinfectando las calles durante la pandemia de covid

Los trabajadores de limpieza viaria también fueron esenciales frente al covid cuando la pandemia irrumpió en nuestras vidas. Ellos también tuvieron que dar lo mejor de sí mismos en los inicios más duros.

Es el caso de Rosa María Carrera, delegada de USO en ESMASA Alcorcón. Echa la vista atrás y se confiesa muy orgullosa de cómo toda la plantilla no tuvo problema en adaptar su trabajo y hacer lo que correspondía en ese momento, que era desinfectar las calles. “Cambió un poco la forma de trabajar, porque el trabajo se enfocó a la desinfección. La carga de trabajo aumentó pero respondimos por todos nosotros y por los compañeros que no pudieron acompañarnos en ese trabajo por ser personal de riesgo”, relata Carrera.

Rosa confiesa que el miedo estaba presente en algunos momentos, pero en otros no tanto. El inicio de la desescalada fue complicado porque al comenzar la salida de los ciudadanos de las casas “aunque parecíamos esenciales, también parecía que no existíamos, porque algunos vecinos no cumplían las medidas de seguridad”, apunta la delegada de USO en ESMASA, aunque reconoce que por parte de la empresa se entregaron en todo momento los EPI y el material necesario, al inicio y en la actualidad.

Tras los primeros meses, poco a poco ha ido volviendo la normalidad a su trabajo. “Hemos vuelto a realizar nuestras labores normales, y la desinfección se ha repartido entre trabajadores que se han contratado en especial para ello”, explica Carrera.

Un año después, la plantilla de ESMASA en Alcorcón continúa con su trabajo, con todos los materiales y equipos de protección que requieren, pero sí reclaman que sean considerados colectivo prioritario para su vacunación al desarrollar el trabajo al aire libre y estar en contacto con toda clase de residuo orgánico, como las mascarillas.

Policía Local, trabajando duro desde el inicio de la pandemia

Jorge Rayón es agente de Policía local en la localidad cántabra de Comillas, otro de los colectivos de trabajadores que siguieron trabajando a pesar del covid-19. Durante los meses de marzo y abril del pasado año no solo tuvo que seguir en su puesto de trabajo, sino que para poder realizar su servicio correctamente vio como su turno laboral pasó de 7 a 14 horas.

“La situación laboral cambió completamente en esas fechas. Pasamos de hacer turnos de 7 a 14 horas. Este Cuerpo de Policía Local tiene una plantilla pequeña de 5 agentes y lo que se hizo fue hacer dos grupos para estar siempre con el mismo compañero y así limitar los contactos”, recuerda Rayón. Reconoce que desde el inicio, no les ha faltada material de autoprotección como sí han sufrido otros cuerpos.

Su trabajo, fundamentalmente en contacto con los ciudadanos, ha ido transformándose desde el inicio de la pandemia. A pesar del miedo inicial de la ciudadanía, reconoce que “a medida que ha pasado el tiempo, las personas se han relajado bastante. La prueba la tuvimos en verano. Comillas fue una las localidades más visitadas de España. Y veías a las personas, jóvenes y mayores, como si no pasara nada, como si la pandemia ya se hubiera acabado”, critica Rayón.

Actualmente, el trabajo ha aumentado respecto a otros años anteriores, “ya que hay que hacer que se cumplan las medidas sanitarias vigentes en cada momento”.

La madrugada del domingo, 28 de marzo, llega el cambio de hora: a las 2:00 serán las 3:00

La madrugada del domingo, 28 de marzo, llega el cambio de hora: a las 2:00 serán las 3:00

El cambio de horario ocasiona pequeños desajustes, por lo que os recomendamos algunas pautas para adaptarnos

El cambio de hora llega la madrugada del domingo 28 de marzo. Adelantaremos nuestros relojes, y a las 2:00 horas serán las 3:00 horas. Con el cambio al horario de verano dispondremos de una hora menos de sueño, pero a partir del domingo, de más horas de luz natural.

En principio, el cambio de hora no tiene mayores consecuencias para la salud. El organismo tiene capacidad suficiente para adaptarse en cuestión de pocos días a un cambio horario que, por otro lado, resulta mínimo.

Así, desde el punto de vista biológico no hay estudios concluyentes acerca de que el cambio de hora produzca trastornos a nivel fisiológico. Sin embargo, sí ocasiona pequeños desajustes, pero son más personales o domésticos.

El cuerpo humano realiza muchas de sus funciones biológicas de manera que se repiten periódicamente con una regularidad de 24 horas. El sentido de tal periodicidad es que el conjunto de las funciones fisiológicas (hormonas, temperatura, inmunidad, etc.) puedan producirse de manera coordinada. Por ejemplo, que mientras estemos dormidos no se produzcan picos de secreción de algunas hormonas que pueden despertarnos. El sueño es una de las funciones regulatorias.

Consecuencias de la privación del sueño

Por eso, desde USO os advertimos de las graves consecuencias que tiene la privación de sueño para la salud y la importancia de que el problema sea tratado por un especialista del sueño.

La privación del sueño se ha relacionado con el cáncer, enfermedades cardíacas, enfermedad de Alzheimer, obesidad y diabetes. De igual forma, se ha relacionado con la depresión, ansiedad, agresividad, irritabilidad y un mayor riesgo de suicidio.

Durante la conducción, la falta de sueño es tan peligrosa como conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, siendo la causa de muchos accidentes laborales. La falta de descanso es un factor de riesgo de accidentes e incidentes laborales y de tráfico, al tener menos reflejos y capacidad de reacción.

Si se sufre una alteración del sueño, no nos debemos automedicar con ansiolíticos ya que algunos pueden alterar el sueño. Se debe pedir una valoración del trastorno por un especialista para que identifique la causa real y estime una solución acorde a la magnitud del problema.

Recomendaciones para adaptarnos al cambio de hora

Para adaptarnos al cambio de hora os recomendamos algunas pautas que se pueden realizar para que no resulte tan traumático:

  • No debemos cambiar las pautas de sueño bruscamente. Recomendamos retrasar la hora de acostarte quince minutos cada día y levantarse un poco más tarde. Si se hace poco a poco a lo largo de una semana, el cambio será casi imperceptible. Se puede aplicar la misma regla con el horario de las comidas.
  • No compensar el cansancio con siestas, sobre todo, si no está en el hábito dormir siesta, pues se altera aún más el reloj interno.
  • Realizar algún tipo de ejercicio físico. El movimiento activa nuestro cuerpo. Pese a que pueda parecer contradictorio, el ejercicio físico proporciona energía para poder llegar en mejores condiciones al final del día.
En febrero IPC plano con nuevo golpe a la economía familiar y la alimentación saludable

En febrero IPC plano con nuevo golpe a la economía familiar y la alimentación saludable

El transporte, la fruta y  la calefacción de gasóleo , entre las subidas de precios de febrero, con un IPC que castiga la economía familiar más desfavorecida

Febrero refleja un IPC anual plano, pero con subidas de precios en aspectos básicos de la vida cotidiana. El Índice de Precios al Consumo del mes pasado registró un nuevo aumento de precios en la fruta, que está convirtiéndose en el oro de la pandemia para las familias con menos recursos. Esta subida de precios penaliza una dieta saludable, factor importante en la lucha contra el covid, en decenas de miles de hogares con niños.

También aumentan el precio del gasóleo de calefacción, frente a la contención de la energía, y suben el transporte y sus combustibles. Mientras tanto, la subida salarial media pactada se reduce con respecto a enero, y pasa del 1,91% al 1,45%.

Revalorizar salarios en los sectores que aumentan beneficios es básico para sostener el consumo y su empleo derivado

“Efectivamente, muchas empresas no pueden afrontar una subida salarial, les cuesta mantener el empleo, pero hay otras muchas que no están afectadas por la falta de actividad, e incluso al contrario. El covid está golpeando duro en grandes sectores, pero la producción agroalimentaria, la industria química y de productos de higiene, los servicios informáticos y de telecomunicaciones, y un largo etcétera… no solo no están afectados, sino que registran una facturación y beneficios que no conocían antes del estado del estado de alarma”, recuerda Sara García, secretaria de Acción Sindical de USO.

Por ello, “consideramos que supone una medida de responsabilidad social que las empresas que doblan beneficios respondan con una mejora de los salarios y condiciones de sus trabajadores. Solo con empleo estable y justamente remunerado en los sectores que siguen en pie podemos hacer frente a la caída de consumo que tantos otros empleos va a llevarse por delante”, pide García.

Hoy es el Día Mundial de la Naturaleza y es necesaria la concienciación sobre el medio ambiente

Hoy es el Día Mundial de la Naturaleza y es necesaria la concienciación sobre el medio ambiente

Hoy es el Día de la Naturaleza y es importante concienciar a la población de no seguir dañándola formulando medidas para paliar los desastres que ya hemos provocado.

Hace siete años, se conmemoró por primera vez el Día Mundial de la Vida Silvestre o de la Naturaleza. Nació con la aprobación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre. Pero, debido a la situación que padecen nuestros ecosistemas, el día pretende que todos reflexionemos sobre el valor que tiene la naturaleza. E indicar, además, los problemas actuales que la afectan para tratar de buscarles una solución a través de la concienciación de la población sobre la importancia del medio ambiente.

Desde su implantación, se decidió que el Día Mundial de la Naturaleza iba a tener cada año una temática distinta, aunque concentrándose siempre en recalcar el ODS 15, que vela por la biodiversidad. Este 2021 se centrará en “Los bosques y medios de vida: sostenibilidad de los pueblos y del planeta”.

Cada vez es más amplio el número de especies en peligro de extinción, así como otras tantas que ya hemos visto extinguirse. Por ello, sensibilizar a la sociedad sobre qué formas hay para ayudar a conservar el planeta tiene una importancia crucial. Sin una concienciación y una actuación por parte de la sociedad civil, gobiernos e instituciones, las generaciones futuras se verán abocadas a lidiar con fenómenos climáticos extremos cada vez más recurrentes. Así como con la escasez de recursos naturales.

La naturaleza está sufriendo una serie de cambios negativos cada vez más evidentes debido a la acción humana. Es deber de todos reconocer su valor y promover su conservación para poder vivir en un mundo habitable. Desde USO estamos comprometidos con la transformación.

Trabajar en dos vías: reducir el impacto de la actividad humana y paliar las consecuencias visibles

En la actualidad, nos encontramos con una serie de problemas en el ecosistema cuya existencia procede de las últimas décadas. A lo largo de los últimos tiempos, los cambios medioambientales han causado estragos en el planeta: desde la pérdida de bosques hasta el derretimiento de los polos y glaciares, por no hablar de los problemas con el suministro de agua que se están acrecentando cada día. Estos son solo algunos de todos los problemas que nos encontramos actualmente. Pero la lista de todos sería mucho más amplia. Estas cuestiones pueden seguir aumentando y provocando consecuencias cada vez más difíciles de tratar si no se toman medidas rápidamente.

Pero, mientras trabajamos estas medidas para reducir el impacto de la actividad humana sobre el medio ambiente, debemos abordar las consecuencias ya irreversibles de los daños causados. Esto se puede lograr mediante medidas de adaptación que se orienten a reducir las vulnerabilidades e incrementar la resiliencia de nuestras sociedades y economías.

Las medidas pueden consistir, por ejemplo, en inversiones en infraestructuras para la protección contra catástrofes naturales; el desarrollo de sistemas de gestión de la eficiencia de los recursos; el refuerzo de los sistemas de protección social; o la adopción de medidas de prevención adecuadas (un ejemplo sería invertir en equipos de extinción de incendios).

El sindicalismo debe tener un papel determinante a la hora de abordar las medidas de adaptación y mitigación del cambio climático. En un futuro próximo, se necesitará proteger la salud y la seguridad de las personas trabajadoras con medidas adicionales, así como prever los cambios para proteger debidamente el empleo en los sectores y regiones más afectadas. Una adaptación y una transición justas podrían conllevar la creación de miles de puestos de trabajo, cuyos convenios colectivos deben ser negociados por los sindicatos.

El avance del cambio climático

Una de las cuestiones que requieren de una atención prioritaria es el cambio climático, causante del aumento del “efecto invernadero”. Este consiste en la subida de la temperatura de la atmósfera, resultado de la concentración de gases como el dióxido de carbono. Actualmente, China es el país que genera más toneladas de CO2. Sin embargo, a nivel histórico, Estados Unidos ha sido el mayor emisor desde la década de 1850 hasta la actualidad. Según el Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono, EEUU es el responsable del 27% de las emisiones de CO2 en el mundo.

Los efectos del cambio climático pasan por un aumento de la temperatura global: se ha registrado un aumento de 1ºC entre 1880 y 2015. Además, las tres últimas décadas han sido las más calurosas desde el siglo XIX.

Con una mayor temperatura, el siguiente paso es el derretimiento de los glaciares. En los últimos 25 años, el nivel del mar ha subido el doble de lo esperado, llegando a subir más de 3 milímetros al año. La progresión parece indicar que el nivel del mar seguirá creciendo. Ya hay poblaciones que están comenzando a ser evacuadas ante el riesgo de que la subida del mar se convierta en un problema serio.

El cambio climático también es capaz de generar fenómenos meteorológicos extremos como huracanes, nevadas o lluvias torrenciales. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, durante la última década ha habido en torno a 600.000 muertes por desastres naturales relacionados con el clima. Estos desastres conllevan unas pérdidas superiores a 500 millones de dólares, según datos del Banco Mundial.

Dentro de la UE, las regiones del sur de Europa serán las que soporten el mayor coste de las consecuencias del cambio climático, como señala la Comisión Europea.

El Día de la Naturaleza incide en la pérdida de biodiversidad

Además del cambio climático, la acción humana está influyendo de forma directa en la disminución de especies de sus hábitats y de recursos para el consumo humano. Debemos tener en cuenta que todo lo que sucede en el ecosistema está relacionado. Y, debido a todos los factores mencionados previamente, la extinción de especies y la reducción de la biodiversidad son factores con gran relevancia. Según el Índice Planeta Vivo, desde 1970 la población mundial animal se ha reducido un 58%, y se estima que la pérdida puede aumentar hasta un 67% en los próximos años.

La pérdida progresiva de biodiversidad es un hecho cada vez más constatable. El Fondo Mundial para la Naturaleza, por sus siglas WWF, junto con la Sociedad Zoológica de Londres, han realizado un informe por el cual se atribuye la reducción de especies a factores como la destrucción de hábitats silvestres, la sobreexplotación de las especies o la contaminación. De hecho, el director de Conservación de WWF advirtió de que “las actividades humanas insostenibles son la causa de que las poblaciones de vida silvestre estén disminuyendo a un ritmo alarmante”.

Según un reciente informe elaborado por la Plataforma sobre Biodiversidad y Servicios del Ecosistema (IPBES por sus siglas en inglés), reducir la pérdida de biodiversidad puede evitar una “era de pandemias”. Las mismas actividades humanas que producen el cambio climático y la pérdida de biodiversidad son las que generan el riesgo de pandemia.

Apostar por las energías renovables para proteger la naturaleza

Ante una utilización de modelos de energía contaminantes, las energías renovables abren la puerta a un nuevo modo de producción energética, al mismo tiempo que se le da un mejor trato al medio ambiente. Además de no contribuir al efecto invernadero, al no desprender CO2 en sus procesos, es una forma de mantener intactos los recursos del planeta y de otorgar una mejor calidad de vida tanto a las personas como a las propias especies animales y vegetales.

En el caso de España, en este último año cerca del 44% de la producción eléctrica ha procedido de energías renovables. Es la mayor cifra desde que se comenzó a registrar, en 2007. La energía eólica ha aportado el 21,7% del total durante 2020, seguida de otras, como la hidráulica o la solar fotovoltaica.

Sin embargo, la transición verde que se está realizando actualmente también contiene aspectos negativos. El auge tan acelerado de las energías renovables está suponiendo una amenaza en aquellos lugares en los que no se está realizando una buena planificación para la construcción de parques eólicos o solares. Así lo declaraba un grupo de 23 científicos españoles en una carta a la revista Science. Uno de los científicos firmantes, Santiago Mañosa, pide que se planifique la construcción de plantas solares y eólicas para unir el avance de las energías renovables con el respeto por los lugares con gran valor para la biodiversidad.

Y tomar medidas de adaptación y transición justas para crear empleos verdes y de calidad

En todas las soluciones que se contemplan en la lucha contra la depredación de los ecosistemas y el cambio climático, es necesario aplicar la perspectiva sindical. La transformación verde de la economía debe ir acompañada de la defensa de la creación de nuevos empleos de calidad. En un momento como el actual, con un repunte en la destrucción de puestos de trabajo, es imprescindible actuar impulsando políticas de empleo.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por Naciones Unidas en 2015, entre los cuales figuran el trabajo decente y la adopción de medidas para combatir el cambio climático, así como el Acuerdo de París, cuyo objetivo a largo plazo es mantener el aumento de la temperatura mundial muy por debajo de 2 grados sobre los niveles preindustriales, se erigen en el marco sobre el que actuar.

La transformación verde de la economía y la adaptación a los efectos irreversibles del cambio climático requieren de inversiones importantes para reformular las políticas industriales y crear nuevos sectores que generen empleo. Un cambio de modelo productivo que apueste por dar formación a los trabajadores en el ámbito de las energías renovables o las tecnologías limpias; así como políticas de adaptación al cambio climático que promuevan el empleo en sectores como el transporte sostenible o la renovación de edificios para hacerlos más eficientes energéticamente.

Ya tenemos cuatro millones de parados en febrero, ¿y ahora qué?

Ya tenemos cuatro millones de parados en febrero, ¿y ahora qué?

Una cuarta parte de subida de paro con respecto a febrero de 2020… y ninguna política expansiva de empleo

Con el paro de febrero, España ya lo ha conseguido. Ya vuelve a tener más de 4 millones de parados, como en nuestros peores momentos de la anterior crisis. Desde abril de 2016, la cifra del paro en nuestro país no llevaba un 4 delante. Cumplimos un año de pandemia con una subida del desempleo de una cuarta parte (+23,50%).

“No sabemos si esto era una carrera, una apuesta, de a ver si llegábamos a los 4 millones. Vale, ya tenemos a más de 4 millones de personas sin empleo, además de todas las que están en la cuerda floja de los ERTE. ¿Ya toca poner en marcha medidas de empleo? No podemos entender que en el Congreso se hable de todo menos de empleo: los diputados no deberían despegarse de su escaño hasta que consigan un plan de país, un pacto de Estado a la altura de lo que espera la ciudadanía, no para sus intereses partidistas”, subraya Joaquín Pérez, secretario general de USO.

“No, no es ningún juego, no se puede consentir que mes tras mes más personas llamen a la puerta del Servicio de Empleo porque han perdido su trabajo. Sin empleo, también las medidas de protección van a ser insostenibles. No pedimos magia, pero sí el plan de empleo y la reestructuración sectorial que no ha habido en décadas y que ahora es inaplazable. Entendemos que hubiera un trimestre de pruebas y de medidas de urgencia ante una situación que desbordó al país y al continente en primer lugar, y luego a todo el mundo. Pero un año sin un plan para fomentar, para crear empleo, es inexplicable”, apunta Pérez.

El paro está en subida libre: ya no entiende de meses de aumento o descenso, pero se sigue ignorando la apuesta tecnológica

“Ni los meses en los que siempre sube ni los meses en los que siempre baja. El paro está en subida libre. Y, otra vez, azota doblemente a mujeres y jóvenes. Si en un principio las mujeres mantuvieron más sus puestos, relacionados con cuidados y atención, ahora el paro femenino ya está en una dinámica de crecer mensualmente el doble que el masculino. A la vez que crece nuestra deuda con los jóvenes. Son los más preparados para los empleos que necesitamos, para digitalizar el país, pero el desempleo en su franja crece el triple que entre los adultos”, lamenta el secretario general de USO.

El máximo dirigente de la Unión Sindical Obrera, por último, propone que “aunque ya es tarde, más tarde será el mes que viene. Es urgente recualificar a las personas de los sectores más afectados, con muy pocas posibilidades de un reingreso laboral a corto plazo en sus mismas condiciones. Sabemos dónde están los déficits de producción en España, qué carencias tenemos de cara al mercado y que son un nicho para emprendedores y trabajadores: ahí hay que dirigir los esfuerzos, a planes que potencien ese tejido industrial y el bienestar social”.

Se  aprueba una resolución en el Consejo de USO sobre las prioridades de reconstrucción post-covid

Se aprueba una resolución en el Consejo de USO sobre las prioridades de reconstrucción post-covid

 

Se respalda por unanimidad en el Consejo Confederal de USO una resolución especial con las líneas de trabajo que el sindicato defenderá para la reconstrucción del país tras la crisis del covid-19

El 136º Consejo Confederal de USO ha aprobado por unanimidad la resolución especial “Demanda de grandes pactos y prioridades para la reconstrucción socioeconómica y laboral”, en la que el conjunto de la organización ha recopilado las líneas generales a trabajar para salir de la profunda crisis social que ha provocado la pandemia por coronavirus covid-19.

El documento es una síntesis de los grandes retos y líneas rojas a defender que se marcó el sindicato en su Resolución General del 11º Congreso Confederal, en 2017. “Pero adaptándolo a la realidad laboral y social que vivimos cuatro años y una profunda crisis sanitaria después. La Resolución General era un texto que abarcaba de manera rica y profusa el trabajo y sus implicaciones tal y como lo conocíamos en 2017. Hoy, eso ha cambiado y nuestra forma de hacer sindicalismo, también. Sin movernos un ápice de nuestros principios, el sindicato es un organismo vivo, que evoluciona con la sociedad, con los imprevistos y para dar respuesta a las nuevas necesidades de los trabajadores. Por ello, esta Resolución Especial se centra en las prioridades del momento y en una explicación sucinta de todas ellas”, expone Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Los grandes cambios del mundo laboral y de la protección social, en 7 capítulos

La Resolución Especial de la USO se estructura en 7 capítulos. En ellos se agrupan las necesidades más imperiosas para salir de la crisis “y hacerlo, además, en mejores condiciones que antes de ella. Desde USO queremos incidir en que muchos de estos cambios no son necesarios por la pandemia, sino que, de haber estado instaurados antes, nos habrían permitido encajar mejor el golpe”, recuerda Pérez.

El secretario general de USO pone varios ejemplos al respecto: “las carencias en digitalización y en inversión en I+D+i ya eran un hándicap de nuestra economía y de nuestra arquitectura productiva. Pero es que ahora no es una necesidad, es una exigencia. Sin desarrollar esos sectores, no vamos a salir de la crisis”.

Y lo mismo ocurre con la estructura contractual: “la pérdida de derechos de las últimas reformas laborales ya eran un clamor antes de la pandemia. Pero no podemos aspirar a salir de la crisis social sin reforzar la protección. Más que nunca, hay que redactar una nueva legislación laboral, y ya sabemos lo que no funciona. No se trata de poner parches a los textos que hay, sino de construirla de cero, para el trabajo del ya más que avanzado siglo XXI: adiós al catálogo interminable de tipos de contratos, a las discriminaciones si estás en una contrata, a las jornadas absurdas o a las prebendas para modificar unilateralmente condiciones laborales individuales o colectivas”, resume Joaquín Pérez.

Un documento de reconstrucción con la firma de toda la USO

El Consejo Confederal ha respaldado por unanimidad un texto que es fruto del trabajo de toda la USO. El esqueleto inicial ha sido enriquecido por todas y cada una de las estructuras internas de nuestro sindicato, tanto territoriales como sectoriales. “Aunque podríamos haberlo hecho aún más resumido si nos centramos en la generalidad, entendíamos que hay problemas que no afectan a todos los trabajadores, sino a grupos, que sin embargo es imprescindible resolver con el respaldo de toda la organización. Esta crisis ha señalado a personas que son esenciales y otras que no. No, todas las personas, trabajando ahora mismo o no, son esenciales, y sus máximas reivindicaciones deben estar en primer plano. La Resolución Especial tiene también ese valor de pluralidad que defendemos en nuestro sindicato. Lleva una parte de cada uno de nosotros”, se enorgullece el secretario general de USO.

El documento elaborado por la Unión Sindical Obrera “será nuestra carta de presentación. En todos los foros. Independientemente de quién nos escuche. Como siempre pasa con la USO: tengamos enfrente al partido o gobierno que tengamos, a la empresa que tengamos. Lo hacemos público porque estamos orgullosos de defenderlo. Y no nos importa de qué color sea nuestro interlocutor”.

Por último, Joaquín Pérez lamenta “que el trabajo que hacemos en USO desde el conocimiento de primera mano de la realidad laboral no se aproveche para mejorar la situación crítica del país. Las mesas del diálogo social siguen siendo una partida entre amigos. Ni siquiera con la situación que tenemos encima como país han sido capaces de aceptar con humildad que todos los sindicatos tenemos algo que aportar por el bien de todos. La Unión Sindical Obrera seguirá con la mano tendida, con propuestas e ideas para el bien común. Sin exclusiones, palmadas en el hombro ni chantajes: solo con trabajo”.