La falta de oferta de prácticas en la universidad es uno de los efectos de la pandemia por coronavirus y que desde USO recordamos hoy, Día Internacional de los Estudiantes. La enseñanza universitaria, que se ha visto especialmente golpeada por el covid-19, sufre otras consecuencias además de la falta de presencialidad en las aulas.

“Debido al contexto, los alumnos de último año de grados y másteres se han visto afectados por la drástica disminución de ofertas para realizar sus prácticas curriculares obligatorias. Estas prácticas, introducidas como asignatura por el Plan Bolonia, no están relacionadas con la manida y denostada figura de ‘becario que viene a pringar en verano’, sino que se trata de un requisito obligatorio para terminar una carrera o un máster, que puede dejar cientos de titulaciones en el aire”, explica Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

La cancelación de las clases presenciales en todos los niveles educativos fue una realidad en marzo. En el caso de las universidades, la mayor parte de ellas acordaron no iniciar la educación presencial hasta después del verano y otras han vuelto a la teleformación con la segunda ola.

A %d blogueros les gusta esto: