El cierre de fronteras aprobado por el Gobierno de acuerdo al Consejo Europeo del 17 de marzo para evitar la propagación de covid-19 va a afectar tanto a pequeñas como a grandes empresas en toda la provincia de Cádiz.

El cierre del tráfico marítimo ha afectado a las dos mayores empresas de la bahía de Cádiz: Dragados Offshore y Navantia. Ambas se están planteando el cese de contratos con muchas de sus empresas auxiliares debido a la reducción de la producción, y no tendrán más remedio que recurrir a los ERTES o directamente a cerrar. “Desde USO estamos llevando cada caso de manera particular para intentar minimizar el impacto que puede llegar a tener en los trabajadores”, afirma Miguel Paramio, secretario general provincial de USO-Cádiz.

El otro gran afectado por el cierre de la frontera es el sector hostelero, que va a sufrir grandes pérdidas ya que no se permite el desembarque de pasajeros de aviones salvo por causas contempladas en la orden ministerial. Esto significa que, además de los viajeros que están dejando el país, ya no se permite que entre ningún otro por motivos turísticos.

Por otro lado, la frontera terrestre con Gibraltar permanece abierta para aquellas personas que tengan una causa justificada. Se vigilará que los viajes que se realicen sean para cumplir alguna de las excepciones a la cuarentena decretadas por el estado de alarma como ir a trabajar, volver a tu lugar de residencia o comprar artículos de primera necesidad.

“A pesar del miedo que esta situación provoca en los trabajadores, esperamos que las ayudas que proporcione el Gobierno a las empresas sirvan para aliviar la situación económica de los trabajadores. Desde USO, lucharemos para que así sea”, garantiza Paramio.

A %d blogueros les gusta esto: