El lunes 8 de junio, la mitad de la población española pasa a la Fase 3 de la desescalada. Es la última etapa antes de llegar a lo que se ha denominado dentro del plan del Gobierno “Nueva Normalidad”. En ella ya estaban las islas canarias de La Gomera, El Hierro y La Graciosa; y la balear de Formentera.

Aunque ha sido el Gobierno central el que ha establecido muchas de las medidas de flexibilización para la Fase 3, en las órdenes publicadas en el BOE el 30 de mayo y el 6 de junio, la principal novedad es que desde el Ministerio de Sanidad se ceden las competencias a las comunidades autónomas.

Es decir, serán las autoridades autonómicas las que decidan sobre las restricciones y medidas a aplicar. También las que autoricen la movilidad interprovincial y decidan cuándo salir de la Fase 3, aunque desde Sanidad se estableció como referencia en la desescalada un período de 14 días entre fases.

A %d blogueros les gusta esto: