Desde el año 2000, la Comisión Europea declaró el 22 de septiembre el Día sin coches, haciendo un llamamiento a la población, a los trabajadores y empresas, para lograr una movilidad sostenible.

El lema “un día sin coches” ha sido un semáforo en rojo a la dinámica de que nuestras ciudades y modos de transporte estuvieran monopolizados y colapsados por el automóvil contaminante.

En el Día sin coches, desde USO seguimos reclamando una movilidad sostenible y segura, con un buen transporte colectivo y que exista una planificación urbana sin segregacionismos. También que se propicie una logística productiva y distribución que conjugue esas variables y los modos de transporte, para el mejor beneficio común. La anunciada Ley de Movilidad Sostenible y financiación del transporte deberá responder a todos estos retos.

 

A %d blogueros les gusta esto: