En un estudio presentado por el Instituto Sindical Europeo, vinculado a la Confederación Europea de Sindicatos -de la que USO es miembro-, se ha puesto en evidencia el aumento de trabajadores pobres en los últimos diez años en 16 estados miembros.

El análisis de los datos refleja que, a pesar de la mejora en la coyuntura económica, el porcentaje de trabajadores expuestos a la pobreza ha crecido en el periodo 2010-2019.

España se sitúa como el séptimo país donde más han aumentado este tipo de trabajadores, que aumentaron un 16%. Le preceden Hungría en un primer puesto (58%); Reino Unido (51%); Estonia (43%); Italia (28%); Luxemburgo (27%) y Alemania (26%).

A nivel europeo, el aumento ha sido del 12%, lo que significa que uno de cada diez europeos se encuentra actualmente bajo el umbral de riesgo de pobreza que establece el Eurostat; que se sitúa en el 60% de los ingresos medios.

Jóvenes, migrantes y precarios

La peor parte se la llevan los trabajadores jóvenes, los migrantes y las personas con contratos precarios -temporales o parciales-, aunque el aumento ha sido generalizado en todas las categorías de trabajadores.

El informe de la CES también revela que solo cuatro estados miembros tienen salarios mínimos regulados por encima del umbral de pobreza. La Comisión Europea hizo pública en octubre una directiva sobre salarios mínimos; sin embargo sigue sin establecer que el límite legal de estos se sitúe por encima del umbral de la pobreza.

A %d blogueros les gusta esto: