Trabajos en cubiertas: lo importante es bajar con vida, para reducir los accidentes de trabajo provocados por caídas. USO te resume su contenido

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo ha lanzado la campaña, `Trabajos en cubiertas: lo importante es bajar con vida´, con el objetivo de reducir los accidentes de trabajo provocados por caídas desde cubiertas y tejados. Estas caídas originan un elevado número de fallecimientos y lesiones graves. La campaña se dirige a empresas y trabajadores autónomos que realizan trabajos sobre cubiertas y a los titulares de los edificios que contratan estas actividades.

  • Elevada siniestralidad de los trabajos en cubiertas

El Grupo de Trabajo Construcción de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (CNSST) ha realizado un estudio en el que se constata la elevada siniestralidad laboral de los trabajos en cubiertas. Así, el estudio destaca que la mayor parte de los accidentes de trabajo en obras menores se producen por golpes tras una caída de altura. Concretamente, más del 60% de los accidentes en obras menores se originan por una caída de altura, de los cuales, y cerca de la mitad se producen desde una cubierta. En el período 2010 a junio de 2014, 80 trabajadores fallecieron o sufrieron consecuencias graves o muy graves por caída desde cubiertas.

Este mismo grupo de trabajo ha analizado también la siniestralidad en edificios ya construidos, identificando aspectos relacionados con las caídas de altura durante tareas de reparación y mantenimiento en cubiertas que se consideran críticos. Han concluido que hay una insuficiente aplicación de las medidas de seguridad, técnicas y organizativas, por lo que es necesario realizar una campaña de información y sensibilización sobre las medidas preventivas y conocimientos técnicos sobre la seguridad en trabajos en cubiertas.

Por otro lado, se ha corroborado que la mayor parte de estos accidentes tienen lugar en cubiertas no transitables, es decir, solo accesibles para personal cualificado y dotado con los equipos de protección. Por ello, se recomienda realizar comprobaciones en las Inspecciones Técnicas de los Edificios, o actuaciones equivalentes, para valorar el estado de las cubiertas de los edificios a efectos de la seguridad del personal que accede a ellas para su reparación y/o mantenimiento, así como la concesión de subvenciones para fomentar que los titulares de los edificios instalen los elementos de acceso y protecciones permanentes necesarias en las cubiertas.

En los proyectos de obra de edificaciones, se han identificado como punto crítico que en muchos de ellos no se considera la prevención de riesgos laborales a efectos de prever la seguridad frente al riesgo de caída de altura. Así, se recomienda como acciones prioritarias:

  • Incluir los principios generales de prevención en materia de seguridad y salud laboral en la elaboración del proyecto de obra.
  •  Desarrollar un estudio sobre la carga lectiva en PRL que se imparte en los distintos grados de titulaciones con atribuciones para proyectar y analizar con más detalle actuaciones concretas que se podrían plantear para mejorar esta circunstancia.
  • Desarrollar actividades de sensibilización.
  • Impulsar la revisión por parte de los inspectores de trabajo de los estudios de seguridad y salud, o en su caso estudios básicos de seguridad y salud, con el fin de comprobar que contemplan los elementos de seguridad e informaciones necesarias para los trabajos posteriores en cubiertas.

 

  • Medidas preventivas para evitar accidentes de trabajo en cubiertas

Existen distintas medidas preventivas que se pueden adoptar para evitar accidentes de trabajo en cubiertas. Para comenzar, lo ideal es que la cubierta cuente con protecciones permanentes para proteger frente a caídas y frente a rotura de los elementos frágiles que puedan existir.

Sin embargo, lo habitual es que no se disponga de protecciones permanentes. En estos casos, el contratista deberá instalar, o encargará a una empresa especializada, las protecciones colectivas temporales o permanentes, y seleccionará los EPI adecuados, cuando sean necesarios. Por lo general, se requerirán distintos tipos de protecciones para garantizar la seguridad de las personas frente al riesgo de caída tanto por el borde de la cubierta como a través de esta.

Las protecciones colectivas tienen prioridad frente al resto, por lo que la decisión de no utilizarlas debe estar justificada por cuestiones técnicas o de seguridad. Estas pueden ser:

  • Barandillas: protegen frente a caídas por el borde de la cubierta y por huecos horizontales, incluyendo traslúcidos y aberturas.
  • Redes: protegen frente a caídas por el borde y, si se sitúan sobre o bajo la cubierta, frente a caídas por rotura de la misma o de algún traslúcido.
  • Rejillas metálicas para proteger traslúcidos y aberturas.

Los sistemas de protección individual contra caídas de altura están diseñados para prevenir o detener las caídas libres. Constan de un dispositivo de prensión del cuerpo, arnés anticaídas, arnés de asiento o cinturón de sujeción y retención, que se conecta a un dispositivo de anclaje. La selección, instalación y comprobación de la resistencia del dispositivo de anclaje es compleja, por lo que debe ser realizada por personas con conocimiento técnico. Un error de elección, por ejemplo, utilizar como dispositivos de anclaje elementos de la cubierta no seguros, tales como chimeneas o antenas, o de cálculo, puede dar lugar a un accidente mortal.

Otros EPI que pueden utilizarse son: botas antideslizantes en función del material de la cubierta; casco con barboquejo que proteja de impactos y caídas de objetos, así como cualquier otro que se requiera considerando los riesgos de la tarea que se vaya a realizar.

  • Infórmate, planifica y adopta las medidas preventivas

El INSST insiste en tres puntos principales para trabajar de forma segura: información, planificación y adopción de las medidas preventivas oportunas.

La campaña `Trabajos en cubiertas: lo importante es bajar con vida´ insiste en cumplir una serie de normas básicas para evitar cualquier accidente de trabajo en cubiertas:

  • Sigue el procedimiento de trabajo establecido y conoce las características de la cubierta.
  • No trabajes solo. Cuenta con otro trabajador para que supervise tu tarea y te asista
  • Busca un medio de acceso seguro.
  • Asegúrate de que dispones de todas las protecciones necesarias contra caídas y utilízalas.
  • Confirma que la cubierta resiste el peso de las personas que accedan y el del material a utilizar.
  • No te acerques innecesariamente al borde de la cubierta o a huecos.
  • No pises directamente zonas frágiles, claraboyas o traslúcidos.
  • Delimita la zona de trabajo para evitar interferencias con otras actividades.
  • No trabajes en condiciones meteorológicas adversas.
  • Prevé cómo actuar en caso de emergencia.
  • Si se presenta alguna circunstancia imprevista que pueda suponer un peligro, notifícalo para que se adopten las medidas necesarias.

 

  • Vigilancia de los delegados de prevención

La labor de vigilancia por parte los delegados de prevención es muy importante también en los trabajos en cubiertas. Por ello, desde USO recordamos a los delegados que, dentro de sus competencias, observen y comprueben que:

  • Se proporcionan los equipos de trabajo en perfectas condiciones.
  • Se han antepuesto las medidas colectivas a las individuales.
  • Los equipos de protección individual son los que se han estipulado en la evaluación de riesgos.
  • Se ha nombrado un recurso preventivo para vigilar las tareas.
  • La planificación del trabajo a través de un procedimiento ad hoc con las tareas a realizar; quién que ejecutará los procesos; materiales a utilizar y las medidas de emergencia.
  • Realización de estudio previo sobre el tipo de cubierta; materiales de construcción; resistencia; protecciones o pasarelas; zonas traslúcidas o huecos y si se da concurrencia de actividades.
  • Se han delimitado correctamente las pausas y descansos en el procedimiento de trabajo.
  • Señalización de los riesgos de la zona de trabajo.
  • Comprobar que los trabajadores poseen el certificado médico de aptitud para trabajar en altura.
  • No se den órdenes ni instrucciones indebidas influidas por la premura en terminar las tareas de mantenimiento, conservación o reparación.
  • El trabajo no se desarrolla en condiciones meteorológicas adversas.
  • Se ha impartido la formación preventiva, teórica y práctica, suficiente. Las personas que no la hayan recibido no están autorizadas a trabajar en altura.

En caso de observar alguna deficiencia, los delegados de prevención deben ofrecer apoyo para paralizar la actividad. También deben requerir a la empresa la rápida corrección del incumplimiento.

A %d blogueros les gusta esto: