USO sigue insistiendo a  Transcom de que no ve la necesidad de este despido colectivo.

Ya que la empresa tiene una necesidad y demanda organizativa real, se ha forzado a que Transcom admita la VOLUNTARIEDAD como criterio principal de afectación para todos los trabajadores y trabajadoras de todos los servicios de los centros de trabajo de León y Madrid.

En un principio la empresa quiere condicionar esa voluntariedad en base a unos topes máximo de un 10% por servicio y que las personas trabajadoras tuvieran un baremo específico de Performance. Desde USO le se ha indicado que la voluntariedad tiene que ser máxima en su concepción y de carácter absoluto en su extensión. La respuesta de Transcom en este sentido fue poco clara sobre su concepto de voluntariedad, quedando pendiente.

En cuanto a la indemnización la última oferta encima de la empresa es de  28 días con un tope de 18 meses. Desde USO  se ha  solicitado que la indemnización tiene que ser la del despido improcedente, en cuanto a días y a tope de meses.

Para aquellos trabajadores y trabajadoras que por su poca antigüedad generen muy poca indemnización la empresa propone una indemnización mínima de 2000€.

Transcom persiste en que los mayores de 50 años no sean incluidos en este despido colectivo aunque USO ha insistido que sea el trabajador o trabajadora la que tenga la opción de elegir si quieren o no estar en el ERE.

En cuanto al número de despidos la empresa sigue poniendo 336 despidos encima de la mesa. Desde USO entendemos que ese número es exagerado ya que la empresa tiene  capacidad de recolocación, por lo tanto se ha solicitado que el número final de extinciones  sea  inferior.

La próxima  reunión será el lunes 18 de octubre, donde esperamos que la empresa vea y entienda que la única salida a este despido tiene que pivotar sobre la voluntariedad.

↓ ACCEDE COMUNICADO

A %d blogueros les gusta esto: