La fatiga pandémica ha comenzado a hacer mella entre le población, que “comienza a relajarse” con las medidas de protección frente al coronavirus covid-19. No es una conducta consciente o intencionada. La fatiga pandémica se define como la desmotivación para seguir las conductas de protección recomendadas. Aparece de forma gradual con el tiempo y está afectada por diversas emociones, experiencias y percepciones, así como por el contexto social, cultural, estructural y legislativo.

En USO queremos advertir sobre la necesidad de seguir alerta y cumplir con todos los protocolos de seguridad e higiene para mantener a raya los contagios. Estos se han disparado en las últimas semanas, hasta el punto de que no dejamos de leer que estamos “en la tercera ola”.

Recordamos las medidas de protección establecidas por el Ministerio de Sanidad y que hay que seguir cumpliendo en el ámbito privado y laboral.

A %d blogueros les gusta esto: