Concluye un proceso donde la filial de la multinacional ha intentado mediante despidos y sanciones a los sindicalistas frenar el proceso electoral.

El sindicato USO ha ganado las elecciones sindicales en AT Operalia, empresa de reparto de la multinacional Amazon en Cantabria. El sindicato ha logrado copar todo el comité de empresa formado por 5 representantes. Estas elecciones culminan un duro proceso donde la empresa de Amazon ha intentado evitar que los trabajadores tuvieran representación sindical.

Con 76 trabajadores, la empresa que reparte en exclusiva los productos Amazon aplicó despidos disciplinarios a 3 de los primeros trabajadores que intentaron organizar el sindicato en la empresa. Posteriormente los tribunales no sólo declararon nulos los despidos sino que además condenó a la empresa al pago de 18.000 euros por atentado contra los derechos fundamentales. Una vez los trabajadores retornados a su trabajo, la empresa no ha cejado en entorpecer el desarrollo electoral para elegir representantes. Amenazas y  coacciones a los candidatos han sido las herramientas utilizadas para intentar abortar el proceso.

Las estratagemas de esta multinacional para evitar la sindicalización de sus trabajadores llevó a tener que repetir los comicios al utilizar la empresa  una candidatura de oposición en claro fraude de ley como así han determinado los laudos celebrados. Previo a la celebración de la repetición de las votaciones, la empresa ha vuelto a sancionar a uno de los candidatos con 16 días de empleo y sueldo por unas presuntas faltas cuyo objeto indisimulado era intentar frenar de nuevo el proceso. El problema se ha solventado al aplicar la Caja de Resistencia y Solidaridad del sindicato USO que se ha hecho cargo del salario dejado de cobrar en su integridad por el trabajador. Tras varios meses de incertidumbre, por fin se han celebrado las elecciones sindicales con un éxito rotundo.

La Federación de Servicios de USO en  Cantabria lamenta que estas empresas transnacionales ligadas a los nuevos nichos de mercado tecnológicos utilicen estrategias de política laboral del siglo XIX.

 

A %d blogueros les gusta esto: