El IPC sufre una segunda ola de caída y se sitúa en niveles de lo más crudo del estado de alarma, con una tasa anual del -0,8% al finalizar octubre. Los precios, no obstante, registran una subida mensual del 0,5% con respecto a septiembre.

Caen en muchos paquetes de productos, incluyendo los suministros de la vivienda, pero siguen subiendo en alimentación: “fruta, legumbres y hortalizas siguen aumentando de precio. Son productos básicos que no han dejado de encarecerse durante la pandemia, especialmente la fruta, que sube casi un 12% con respecto al mes pasado”, detalla Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

A %d blogueros les gusta esto: