La USO celebra el Día Internacional de la Democracia proclamado por la Asamblea General de Naciones Unidas, y lo hace denunciando, por una parte, la falta de ella para más de un tercio de la población mundial. Pero también el declive o desvirtuación de la democracia que está viéndose en muchos países.

Esto no ocurre solo en jóvenes democracias, sino en algunas de las democracias históricas y que parecían consolidadas e inquebrantables. En estos países donde la democracia está en riesgo observamos falta o merma de normas internacionales y libertades; legislaciones obstruccionistas y falta de principios básicos de legalidad. Y, además de carencias en el marco legal, ataques a las libertades: impedimentos de participación o asociación; a la reunión; ataques a la libertad de expresión y prensa; o detenciones a opositores políticos. Esto deriva en el incumplimiento sistemático de derechos humanos fundamentales y la construcción de sociedades injustas en las que se comprometen la paz y la seguridad interna, pero también la externa.

A %d blogueros les gusta esto: