La concesionaria del servicio, Ambulancias Martinez Robles, que debía perder la licitación el próximo 21 de marzo, va a seguir prestando servicio ya que la Consejería de Sanidad de la Región de Murcia aplazó la entrada de la nueva empresa debido a la crisis del Coronavirus. El contrato con la nueva adjudicataria Do Atlántico ligada a La Generala, ha quedado en suspenso.

Los trabajadores se sienten abandonados ante esta situación ya que la empresa que viene prestando el servicio los tiene abandonados y no les facilita materiales para prevenir contagios.

Hasta ahora en el Altiplano los servicios los venían prestando 3 conductores, que debía cubrir un servicio de 240h al mes, en 10 guardias. En total en el Altiplano hay 18 conductores en Yecla y 12 en Jumilla. (variable hasta llegar a unos 35 conductores).

Los trabajadores recuerdan que en las ambulancias se realizan traslados de pacientes de diálisis, personas mayores, inmunodeprimidos etc., para los que tampoco disponen de mascarillas.

La empresa no ha facilitado a los trabajadores ningún material de prevención de contagio como pueden ser guantes, mascarillas, batas desechables, EPIs, líquido desinfectante etc. Los trabajadores dependen de la solidaridad de los sanitarios de urgencia, que les facilitan cuando pueden, alguna pequeña cantidad de líquido desinfectantes.

A %d blogueros les gusta esto: