El Diálogo Social ha vuelto a fracasar en la ampliación de forma consensuada la vigencia de los ERTE, y los trabajadores y pequeños empresarios y autónomos volverán a pagar los platos rotos de la ineficacia de un sistema de negociación de inutilidad contrastada. Cientos de empresas y sus trabajadores miran al inminente 30 de junio con inquietud. Mientras tanto, solo reciben como solución rabietas y chiquilladas de quienes no están a la altura para afrontar los grandes dramas de quienes no tienen hueco en la mesa: los trabajadores.

A %d blogueros les gusta esto: