Bajan las horas trabajadas respecto a 2019, lo que evidencia más jornadas parciales y contratos temporales, España recupera los 20 millones de ocupados

La EPA registra una mejora de los datos brutos de empleo, con una bajada del paro y una subida de la ocupación tanto trimestral como anualmente, pero un descenso de horas trabajadas. Sin embargo, evidencia la otra cara de la moneda: el empleo está cada vez más precarizado. Se superan los 20 millones de trabajadores por primera vez desde 2008, pero se han trabajado 2,53% horas menos que en el mismo trimestre previo a la pandemia.

“El dato no puede ser más esclarecedor. Entre más trabajadores se reparten menos horas de trabajo. Han trabajado menos días y menos horas al día: suben la temporalidad y las jornadas a tiempo parcial”, resume Joaquín Pérez, secretario general de USO. Servicios, además, pone el otro punto negativo, al subir otra vez el paro en el sector al terminar el verano.

La recuperación es más lenta en mujeres y mayores de 55 años

Analizando los datos en profundidad, Pérez alerta de las deficiencias estructurales del mercado laboral que afectan a grupos más vulnerables: “el paro ha aumentado de forma alarmante entre los mayores de 55 años, en 65.500 personas. Un colectivo en riesgo de padecer los efectos de la brecha digital de los nuevos empleos y que podrían perder las oportunidades de reengancharse al empleo. Además, el paro entre las mujeres sigue siendo mucho más alto que entre los hombres, 3,4 puntos más”. Esto es, 16,36% frente a 12,97%.

Una brecha de género que se acrecienta atendiendo a la actividad. “La población activa ha crecido en este trimestre, pero la tasa de hombres activos crece en mayor medida y ya se superan los 10 puntos de diferencia. La pandemia ha perjudicado especialmente a las mujeres, que siguen haciendo frente a las cargas familiares y alargan su ausencia del mercado laboral. Solo el 54,25% de las mujeres son población activa, frente al 64,31% de los hombres”, advierte.

El IPC adelantado, el golpe de gracia a la economía familiar

“Dos buenas noticias son la bajada del número de hogares con todos sus miembros en paro y el aumento de aquellos en los que todos sus miembros trabajan. Más de uno y hasta más de dos sueldos serán necesarios en cada casa si seguimos recibiendo noticias como la subida del 5,5% del IPC adelantado. La subsistencia de muchas familias ya no se soluciona con tener trabajo, sino con una contención de los precios de la energía o una subida de salarios que permita la recuperación del poder adquisitivo. A esto no se le puede llamar recuperación”, concluye el secretario general de USO.

A %d blogueros les gusta esto: