El empleo en Extremadura continúa en estado crítico y ninguno de los indicadores económico-laborales de la comunidad pone un signo de esperanza. Su tasa de paro sigue más de 5 puntos por encima que con la que llegó a la crisis, 18,11%, y, al contrario que la media del país, repuntó en 2019 con respecto a 2018 y la brecha se hizo mayor. La tasa actual de paro de Extremadura, 23,48%, es 9,70 puntos mayor que la española, marcando un nuevo récord de diferencia, que se había dado en 2016. Son algunos de los datos que se desprenden del estudio “Radiografía socioeconómica y laboral de Extremadura”, elaborado por el Gabinete de Estudios de USO, y que analiza otras muchas estadísticas del empleo extremeño.

El paro ha aumentado en 2019 en más personas en Badajoz, pero en más porcentaje en Cáceres. En Badajoz residen 2 de cada 3 parados extremeños y la brecha de género es mayor: el 56,17% de las personas en paro son mujeres. “Hoy tenemos 28.800 parados más que antes de la crisis, a pesar de que hemos perdido unos 30.000 habitantes. Suponemos el 2,36% de la población española, pero el 3,7% de los parados. Tenemos una carencia en formación y una industria tan débil como nuestra economía”, lamenta Javier Monserrat, coordinador de USO-Extremadura.

En este sentido, Monserrat ahonda en esas dos debilidades de la autonomía: “el 65% de nuestros parados solo tienen la ESO o ni siquiera la han completado. No tienen empleo ahora, pero tienen muy difícil encontrarlo. Es necesario un plan de recualificación para esa población, reenganchando a quienes aún estén en edad escolar para que no abandonen y desarrollando un plan de formación para el empleo efectivo, que directamente gestionen nuestras Administraciones Públicas, y no los sindicatos u otras organizaciones”.

Aunque la titulación superior no garantiza un empleo, ni mucho menos un empleo acorde con la formación recibida, solo el 16% de los parados extremeños cuenta con estudios universitarios.

El otro hándicap, la industria, “ni tiene peso en Extremadura ni lo tendrá. Ninguna industria quiere implantarse en nuestra comunidad, a pesar de la gran disposición de suelo, si sacar las mercancías de aquí es tarea imposible. La falta de conexiones y el aislamiento en infraestructuras condena a Extremadura a no crecer nunca y a vivir subvencionados”, advierte el coordinador de USO-Extremadura.

A %d blogueros les gusta esto: