El cambio de horario ocasiona pequeños desajustes, por lo que os recomendamos algunas pautas para adaptarnos

El cambio de hora llega la madrugada del domingo 28 de marzo. Adelantaremos nuestros relojes, y a las 2:00 horas serán las 3:00 horas. Con el cambio al horario de verano dispondremos de una hora menos de sueño, pero a partir del domingo, de más horas de luz natural.

En principio, el cambio de hora no tiene mayores consecuencias para la salud. El organismo tiene capacidad suficiente para adaptarse en cuestión de pocos días a un cambio horario que, por otro lado, resulta mínimo.

Así, desde el punto de vista biológico no hay estudios concluyentes acerca de que el cambio de hora produzca trastornos a nivel fisiológico. Sin embargo, sí ocasiona pequeños desajustes, pero son más personales o domésticos.

El cuerpo humano realiza muchas de sus funciones biológicas de manera que se repiten periódicamente con una regularidad de 24 horas. El sentido de tal periodicidad es que el conjunto de las funciones fisiológicas (hormonas, temperatura, inmunidad, etc.) puedan producirse de manera coordinada. Por ejemplo, que mientras estemos dormidos no se produzcan picos de secreción de algunas hormonas que pueden despertarnos. El sueño es una de las funciones regulatorias.

Consecuencias de la privación del sueño

Por eso, desde USO os advertimos de las graves consecuencias que tiene la privación de sueño para la salud y la importancia de que el problema sea tratado por un especialista del sueño.

La privación del sueño se ha relacionado con el cáncer, enfermedades cardíacas, enfermedad de Alzheimer, obesidad y diabetes. De igual forma, se ha relacionado con la depresión, ansiedad, agresividad, irritabilidad y un mayor riesgo de suicidio.

Durante la conducción, la falta de sueño es tan peligrosa como conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, siendo la causa de muchos accidentes laborales. La falta de descanso es un factor de riesgo de accidentes e incidentes laborales y de tráfico, al tener menos reflejos y capacidad de reacción.

Si se sufre una alteración del sueño, no nos debemos automedicar con ansiolíticos ya que algunos pueden alterar el sueño. Se debe pedir una valoración del trastorno por un especialista para que identifique la causa real y estime una solución acorde a la magnitud del problema.

Recomendaciones para adaptarnos al cambio de hora

Para adaptarnos al cambio de hora os recomendamos algunas pautas que se pueden realizar para que no resulte tan traumático:

  • No debemos cambiar las pautas de sueño bruscamente. Recomendamos retrasar la hora de acostarte quince minutos cada día y levantarse un poco más tarde. Si se hace poco a poco a lo largo de una semana, el cambio será casi imperceptible. Se puede aplicar la misma regla con el horario de las comidas.
  • No compensar el cansancio con siestas, sobre todo, si no está en el hábito dormir siesta, pues se altera aún más el reloj interno.
  • Realizar algún tipo de ejercicio físico. El movimiento activa nuestro cuerpo. Pese a que pueda parecer contradictorio, el ejercicio físico proporciona energía para poder llegar en mejores condiciones al final del día.
A %d blogueros les gusta esto: