El día 3 de julio se celebra el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico. El objetivo es claro: concienciar a toda la ciudadanía para reducir y eliminar las bolsas de plástico, especialmente las de un solo uso.

El plástico proviene del petróleo; un material fósil que provoca gran contaminación en su transformación. Ya en forma de bolsas de plástico, estas inundan nuestra vida cotidiana, por lo fácil y habitual que resulta utilizarlas. De ahí que, tras descuidos infinitos y desidias imperdonables, estén en todas partes.

Sus restos llenan la basura, los campos, el mar… Han llegado a los estómagos de animales y, de forma derivada, en microplásticos, en toda la cadena alimenticia. Porque las bolsas no se degradan rápidamente y resultan muy tóxicas para el medio ambiente.

A %d blogueros les gusta esto: