El IPC de noviembre sigue en descenso con respecto a 2019, pero hay un cambio de tendencia en los grupos de productos que suben de precios, como se refleja en el resumen del INE. “Ni siquiera este invierno, con cientos de miles de familias sin ingresos, el coste de la electricidad da un respiro. Los precios relacionados con vivienda, especialmente la energía, pero también el gasóleo de calefacciones, son los que más han subido. Si otros años el drama de la pobreza energética en estas fechas era acuciante, este 2020 aciago ya es extremo”, denuncia Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

Un respiro han dado algunos alimentos básicos, como frutas, legumbres y hortalizas. Desde el inicio de la pandemia, este grupo había disparado sus precios mes a mes. “No es un asunto menor hablar mes a mes de subidas en el precio de la fruta. Estaba empezando a generarse una brecha nutricional entre quienes peor lo están pasando y las personas que sí podían comprar estos alimentos”, advierte García.

A %d blogueros les gusta esto: