La EPA del primer trimestre arroja menos población activa (-203.400) y menos ocupación (-137.500). Son los datos más preocupantes de esta primera ola de Encuesta de Población de Activa de 2021. Baja a pesar de ello el paro (-65.800), pero el propio método estadístico advierte: por el covid, la estadística ha pasado a contemplar como inactivos a parados que no pueden buscar empleo porque las empresas de su sector siguen en ERTE o porque deben permanecer en casa a cargo de menores u otros dependientes. “Búsqueda de empleo y disponibilidad para trabajar” determina, dice el INE, su condición de parados.

España ha perdido 474.500 ocupados en el último año y 133.500 activos. “Algunos se encuadran en jubilaciones, que no tienen el mismo relevo generacional en los que se incorporan a la edad de trabajar. Pero inquieta la nueva bolsa de exclusión que supone los que desaparecen de la búsqueda de empleo: sabemos de sobra que quienes se están quedando en casa de nuevo por cuidados son las mujeres y que quienes trabajan en sectores especialmente golpeados no pueden reengancharse a la recualificación si se quedan fuera del sistema. Si no figuran como demandantes de empleo, no existen. Las medidas de protección social y de reorientación laboral son ineficaces desde hace años, pero ahora deben responder a una situación de emergencia”, apremia Joaquín Pérez, secretario general de USO.

La industria y la construcción: pulso débil

Se ha destruido empleo en todos los sectores, salvo en agricultura. En él, crece la ocupación con respecto al trimestre de menos cultivos, el último del año. “Es habitual en este trimestre que caigan los servicios, al quedar encuadrada la Semana Santa en abril. Pero la industria y la construcción son sectores que indican el pulso económico, y es de seguir bajando en picado. Siguen sin aplicarse más medidas que las paliativas, los ERTE, y confiar en que se llegue a otro verano de poco virus y mucho gasto interior, pero el parte meteorológico no sirve para crear empleo, ni mucho menos empleo digno y duradero”, arguye Pérez.

El secretario general de USO acoge los nuevos datos “como un motivo más para pedir soluciones. Pasado mañana es el Día del Trabajo, y en él pedimos justo eso: trabajo, vuelta al trabajo, creación de puestos de trabajo, apuesta por los sectores que dan trabajo. Y que esta nueva crisis no se lleve las migajas que aún estábamos recogiendo de la anterior. Hay tanto destruido que no se puede hablar de recuperar el empleo, hay que reconstruirlo desde cero, con los cambios que se postergaron entre pelea electoral y pelea electoral”.

A %d blogueros les gusta esto: