El anteproyecto de ley del teletrabajo o trabajo a distancia sigue su cauce. En trámite de audiencia, el sindicato USO, a través de la Secretaría de Acción Sindical y Salud Laboral ha trasladado al Ministerio de Trabajo y Economía Social un conjunto de alegaciones para que sean incorporadas en el texto final.

De nuevo desde USO, lamentamos que la tercera fuerza sindical, se vea abocada a trasladar sus aportaciones y alegaciones a través del procedimiento de audiencia pública y que no tenga acceso al proyecto de ley resutante, debido a la regulación obsoleta de un diálogo social excluyente.

Entre estas aportaciones, USO incide en el riesgo de retroceso en materia de igualdad que puede suponer la futura ley de teletrabajo. A lo largo del todo el Anteproyecto de Ley del Trabajo a Distancia y en concreto, en los artículos 19.4 y 20.2, se evidencia la preocupación por el riesgo que implica el trabajo a distancia en la perpetuación de roles; lo que implicaría volver a relegar al ámbito doméstico al género femenino y la ocupación visible del espacio público por el género masculino.

USO muestra su preocupación porque el texto del anteproyecto circunscriba la responsabilidad de evitar que se perpetúen los roles de cuidado y la responsabilidad a la negociación colectiva. “Entendemos que se debe implicar necesariamente a las empresas de forma expresa, en el establecimiento de políticas de igualdad y corresponsabilidad específicamente en el teletrabajo, por lograr alcanzar el principio de Igualdad establecido en el artículo 14 de la Constitución”, explica Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

Por ello, USO propone establecer una nueva disposición final que modifique el artículo 45.2 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, donde se establezca que en el diagnóstico previo negociado se incorpore una letra j) que contemple entre las materias mínimas el “trabajo a distancia”.

A %d blogueros les gusta esto: