El trabajo en una peluquería entraña numerosos riesgos laborales, la mayoría de ellos higiénicos y asociados al uso de productos químicos. El sector de la peluquería ha sido uno de los más perjudicados por las medidas de confinamiento. Exceptuando las grandes cadenas, existe un elevado porcentaje de personas trabajadoras autónomas en el sector, solas o con un puñado de personas contratadas.

En USO, vamos a tratar esta profesión desde la perspectiva de los riesgos higiénicos; en concreto, por la utilización de productos químicos y sus efectos sobre la salud de la persona que los manipula o administra.

Antes de entrar en detalle, debemos exponer que uno de los principios para la gestión preventiva que marca la Ley de Prevención de Riesgos Laborales es eliminar el riesgo en su origen. Así, muchos productos utilizados en el sector pueden ser sustituidos por otros menos peligrosos, si bien su coste es mayor. Ahí se enfrentan los criterios económicos en la gestión empresarial contra la salud de las personas que los manipulan.

 

A %d blogueros les gusta esto: