La dirección de la empresa unilateralmente, ha tomado la decisión de abandonar paulatinamente el teletrabajo retomando el trabajo presencial el próximo 7 de enero, afectando, en un primer momento a los trabajadores y trabajadoras del edificio NEO y de la zona industrial de la Muñoza.

Ante esta circunstancia, los sindicatos participantes en el comité intercentros de prevención, USO, UGT y CCOO, se han visto obligados a solicitar una reunión extraordinaria de dicho órgano con la finalidad de exponer las dudas que se generan y manifestar nuestra oposición y rechazo a esta decisión.

Las tres organizaciones sindicales hemos coincidido en argumentar que carece de sentido en materia de prevención de riesgos laborales, que la empresa, que ha hecho un esfuerzo por adaptar sus instalaciones en una clara apuesta por la protección de los trabajadores en la lucha contra el Covid-19, incumpla, en materia de teletrabajo, las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Salud en este momento en el que se vislumbra una posible tercera ola en la pandemia que atravesamos.

Iberia realizó un esfuerzo por conseguir una certificación de Centro Seguro y libre de Covid donde, entre otras, se contempla como medida eficaz, la potenciación del teletrabajo, allí donde fuera posible.

La empresa argumenta fundamentalmente esta decisión en una mejora en la comunicación de los equipos consiguiendo con ello una mayor productividad. Estamos a favor de cualquier mejora que pueda producirse en productividad, pero no a cualquier precio y mucho menos cuando se trata de la salud de los trabajadores.

Si bien es cierto que la protestad organizativa es de la empresa, no lo es menos que el Real Decreto 28/2020 deja que el teletrabajo debe ser potenciado y negociado con la representación de los trabajadores. Igualmente, la Ley de prevención de Riesgos deja claro que los representantes de la parte social deberán ser informados y deberán participar de las medidas y evaluaciones de riesgos en materia de salud.

Por eso, en la reunión que se ha celebrado el 7 de diciembre de 2020, se ha realzado las siguientes peticiones:

  • Voluntariedad, mientras dure el Estado de Alarma, para abandonar el teletrabajo y regresar al puesto de trabajo presencial.
  • Evaluación de los distintos centros de trabajo para evitar el contagio por aerosoles, tal y como indica el documento del Ministerio de Sanidad de fecha 18 de noviembre del 2020 (recordamos que el edificio NEO es inteligente y no permite la ventilación natural y no se tienen datos que aseguren que el reciclaje Automático sea suficiente).
  • Que los trabajadores y trabajadoras que lo soliciten puedan concretar su jornada en continuada o intercalar jornada presencial con teletrabajo, para evitar tener que comer en el NEO, momento de máximo riesgo por no poder usar mascarillas y no existir, a nuestro entender, suficientes espacios para ello.
  • Que los trabajadores y trabajadoras puedan elegir tramos horarios de entrada y salida evitando, si lo desean, momentos de máxima afluencia de pasajeros en los transportes públicos.
  • Limpiezas exhaustivas de los espacios comunes y de trabajo, haciendo hincapié en los lugares de refrigerio o comidas y de reuniones, cada vez que se entre o salga un usuario.
  • La no incorporación de los compañeros de ERTE parcial, ya que su reducción de horas hace más sangrante el hecho de tener que arriesgarse al contagio en los desplazamientos para un número menor de horas.
  • Permitir continuar teletrabajando a personas con riesgos de salud, que tengan a su cargo familiares enfermos o cuando se vean obligadas a situaciones de confinamiento debido a familiares cercanos del grupo de convivencia y, sobre todo, de hijos en edad escolar a cargo.

La reunión ha sido frustrante y poco fructífera puesto que se han aceptado muy pocos puntos de los expuestos, rechazando los más preocupantes sin una argumentación convincente.

Por ese motivo, los sindicatos USO, UGT Y CCOO acudirán, de ser esto necesario, a la autoridad competente exigiendo que la dirección de Iberia entienda que la salud de sus trabajadores y trabajadoras está por encima de decisiones de política de empresa, a todas luces fruto de decisiones no razonadas ni argumentadas.

A %d blogueros les gusta esto: