LA DESIGUALDAD EN LA RIQUEZA DE LAS REGIONES EN EUROPA SE AMPLÍA

LA DESIGUALDAD EN LA RIQUEZA DE LAS REGIONES EN EUROPA SE AMPLÍA

LA DESIGUALDAD EN LA RIQUEZA DE LAS REGIONES EN EUROPA SE AMPLÍA

La crisis económica ha generado una profunda desigualdad entre ciudadanos de una misma región, ampliando la brecha entre territorios ricos y pobres, en España y en Europa. Según los últimos datos de Eurostat, la diferencia en 2017 entre el PIB por habitante del oeste de Londres -región más rica de Europa- y la más pobre de España -Extremadura- es de 168.700 euros. Esta brecha ha aumentado un 41% en la última década.

La riqueza se concentra en las grandes capitales europeas y, en el caso de España, solo Madrid, País Vasco, Navarra, Cataluña y Aragón tenían en 2017 un PIB por habitantes superior a la media europea. En el lado opuesto, la mayor parte de las regiones europeas tiene un PIB igual o inferior al promedio de la Unión Europea (30.900 euros).

En el caso de España, según Eurostat, es junto con Francia uno de los países donde más se ha ampliado la brecha entre sus regiones y el resto de Europa. Así, Extremadura, Melilla, Ceuta y Canarias son regiones con una renta de entre el 64% y el 75% de la media europea.

“La crisis no ha sido igual para todos. Las políticas de austeridad han impactado tremendamente en la distribución de la riqueza, dando lugar a pocos territorios ricos, que aglutinan los mayores PIB, y muchas regiones donde, ante la recesión que parece llegar, aún no han conseguido superar los efectos de la anterior”, critica Joaquín Pérez, secretario general de USO. “Necesitamos medidas urgentes contra el riesgo de exclusión social, medidas de protección, y políticas de empleo efectivas para acabar con el paro crónico de nuestro país”, exige Pérez.

LA FALTA DE GOBIERNO EN EL PAÍS DEJA UN AGOSTO DE CIFRAS DE CRISIS

LA FALTA DE GOBIERNO EN EL PAÍS DEJA UN AGOSTO DE CIFRAS DE CRISIS

 

LA FALTA DE GOBIERNO EN EL PAÍS DEJA UN AGOSTO DE CIFRAS DE CRISIS

 

El paro ha subido al acabar agosto, como viene siendo tendencia en los últimos años, pero lo ha hecho con cifras de los años de la destrucción de empleo, sumando 54.371 personas a las listas del SEPE. “Cabía esperar que la inercia de la economía, el desgobierno del país, acabara pasando factura a todo, y entre ayer y hoy lo estamos viendo. Desde que supimos que había caído el número de turistas, nos lo podíamos imaginar. Hasta lo que parece que funciona por sí solo, deja de hacerlo si no se cuida”, lamenta Joaquín Pérez, secretario general de USO.

La subida del paro en agosto supone un 15,5% más de lo que subió en agosto de 2018, y lo ha hecho en todos los sectores salvo Agricultura, y en todas las autonomías, salvo Castilla y León. “Con especial incidencia entre los menores de 25 años, la tradicional mano de obra de saldo de nuestros veranos, que en septiembre vuelven a la casilla de salida en su intento de meter la cabeza en el mundo laboral”, continúa Pérez.

Además, la contratación sigue suponiendo “una clara señal de peligro: el empleo y la economía en general han comenzado una peligrosa cuesta abajo. Los contratos firmados han bajado más de un 5% con respecto a 2018, y solo 8 de cada 100 son indefinidos. Pero es que si miramos solo este tipo de contratos, el tajo ha sido mucho mayor: han caído un 20%”, expone el secretario general de USO.

Joaquín Pérez llama a la responsabilidad a todos los partidos políticos para que trabajen desde ya “en las medidas urgentes y eternamente pospuestas en nuestro país. A ver si de una vez todos se dan cuenta de que la prioridad de la legislatura debe ser la calidad del empleo y no el juego de las sillas ni los documentos pomposos. La industria del automóvil está en el chasis, con frenazos en las ventas y continuas amenazas de regulaciones de empleo desde la más que desafortunada guerra suicida al diésel, y con respecto al turismo estamos viendo cómo en la crisis de empleo directo e indirecto que suponen los amagos de cierre de Ryanair no se está moviendo un dedo para poner un alto”.

En cuanto a la Seguridad Social, ha bajado en 212.984 afiliados con respecto a julio, siendo el agosto que más cotizantes se han perdido en los tres últimos años.