La estadística de accidentes en el trabajo y mortalidad laboral de enero-julio sigue la misma tendencia peligrosa que USO ha denunciado en los meses anteriores: menos accidentes de trabajo por la paralización de la actividad en muchos sectores, pero una subida alarmante de la mortalidad.

Entre enero y julio de 2020, se han producido 418 accidentes mortales, 346 en jornada y 72 in itinere. Esto supone 54 muertes más que en los mismos meses de 2019, un aumento del 18,5%. Con respecto a los datos de junio, han fallecido 64 personas, más de 2 al día. 53 muertes se dieron en jornada y 11, in itinere.

En valores absolutos y recogiendo todos los accidentes, los datos del avance enero-julio contabilizan un total de 263.434 accidentes laborales con baja (-28,7%, mirando mismo semestre de 2019) y 287.357 sin baja (-31%).

Se aprecia un leve incremento con respecto a junio, debido al tímido aumento de la actividad. Los accidentes in itinere siguen descendiendo con respecto a 2019, un 36,4%, pero es debido únicamente al aumento del teletrabajo y el descenso de la actividad, no a medidas de prevención y mejoras en la movilidad.

A %d blogueros les gusta esto: