El sistema organizativo de las plataformas digitales produce que sus colaboradores, contratados o autónomos, riders, estén en un constante estado de agitación frente a la distribución del trabajo.

Además, no se tienen en cuenta aspectos relevantes para su propia seguridad como las medidas preventivas organizativas. Recordemos que estas deben implantarse después de la evaluación de riesgos. En el caso de los riders, se trata de una sobrecarga implícita en las tareas peligrosas que ya de por sí realizan.

Estrés y sobrecarga, riesgos psicosociales mas habituales entre los riders

Las plataformas digitales abren dos rondas de turnos de trabajo a la semana. Los trabajadores con una puntuación más elevada pueden escoger turno en primer lugar o acceder al trabajo de fin de semana. Una vez que acceden a la máxima puntuación, el estrés y la competitividad puede llegar a ser muy alto. El objetivo, no bajar de nivel y no perder ventajas laborales.

La necesidad de no perder puntos puede llevar a los riders a cometer imprudencias en la carretera o trabajar enfermos o en mala condición física.

Esta distribución del trabajo hace que la persona que tiene capacidad para aceptar más trabajos, tendrá una mejor reputación. Una mejor reputación conllevará conseguir más trabajos, entrando así en una espiral laboral que puede acabar con sobrecarga de trabajo. Y con la dificultad añadida de que esta reputación hay que conseguirla en cada plataforma.

Sin duda, esta sobrecarga laboral, añadida a la constante presión de conseguir una buena valoración del cliente, supone un claro riesgo para la salud física y psíquica de la persona trabajadora.

A %d blogueros les gusta esto: