Las dos trabajadoras despedidas por la empresa de contact-center Konecta en Avilés que consiguieron la nulidad de su cese gracias a la sentencia ganada por los servicios jurídicos del sindicato USO-Asturias ya se han reincorporado a su puesto de trabajo. «La primera sentencia estimatoria fue un golpe de efecto contra la empresa que nos ha permitido reintegrar en la plantilla a todas las despedidas. La defensa ejercida por la USO marcó la línea de actuación que después han seguido el resto de sindicatos y no solo han sido decretados como nulos los despidos de nuestras dos afiliadas, sino del resto de trabajadoras que han ido denunciando posteriormente», explica Carmen García, delegada por USO en Konecta-Avilés

«Nuestro sector se caracteriza por una fuerte precariedad y por una constante judicialización de las relaciones laborales. En ese sentido, podemos enorgullecernos de que la USO es pionera en las demandas planteadas contra la empresa y esto nos ha valido el reconocimiento de la plantilla, que cuando se tiene que enfrentar a la empresa en los juzgados, acude a nosotros», continúa García.

Konecta había despedido en tres meses a 14 de sus 130 trabajadores de Avilés, y a un total de 40 de los casi 400 de todos los centros de trabajo en España. La estrategia de USO-Asturias de denunciar el ERE encubierto para lograr la nulidad marcó el camino para que todos los trabajadores pudieran obtener la nulidad de su despido individual.

A %d blogueros les gusta esto: