La prevención de riesgos laborales y la cultura preventiva se han vuelto una pieza central tras la llegada del coronavirus, y conseguir un lugar de trabajo seguro, un objetivo central. Sin embargo, la cultura preventiva y la prevención de riesgos laborales, en general, están mucho menos implantadas de lo que la seguridad en nuestros puestos de trabajo requiere.

La cultura preventiva en el contexto laboral es un término que ha empezado a tomar importancia entre la dirección general, de Recursos Humanos y de prevención, ya que el mismo supone la resolución de todas las problemáticas en torno a la seguridad, salud y bienestar de las personas trabajadoras en las empresas. Se puede decir que es el conjunto de actitudes y creencias positivas sobre salud, riesgos, accidentes, enfermedades y medidas preventivas

La cultura preventiva debe estar integrada en la política empresarial sobre prevención de riesgos laborales, debe ser aprobada y respaldada por la Alta Dirección asumiendo, en primer lugar, las responsabilidades inherentes al cumplimiento normativo preventivo y, en segundo lugar, el desarrollo de las acciones para cumplir dicha política.

En la integración de la prevención para conseguir un lugar de trabajo seguro han de definirse funciones y responsabilidades en todos los niveles jerárquicos para que se conozcan las consecuencias personales de los incumplimientos en materia preventiva. Ahora bien, para que la política implantada y, por tanto, la cultura preventiva consiga sus rendimientos, será necesario que la dirección se comprometa activamente mediante la realización de acciones concretas.

A %d blogueros les gusta esto: