La 73ª Asamblea General de las Naciones Unidas acordó por unanimidad adoptar la resolución que declara a 2021 como el Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil. USO apoya esta iniciativa global y respalda a la CSI en su reivindicación por un nuevo contrato social que incluya el fin de la explotación de niños y niñas.

El derecho de los menores a estar protegidos de la explotación está consagrado en el Convenio 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil. Este convenio ha sido ratificado por todos sus Estados Miembros. El último país en ratificarlo fue Tonga, el 4 de agosto de 2020.

Por otro lado, el Convenio 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo y al trabajo, que tiene pendiente la ratificación por 14 países miembros de la OIT, es el otro gran instrumento jurídico al efecto.

Para eliminar el trabajo infantil es imprescindible luchar a la vez por el trabajo decente para los adultos; por el pleno respeto de los derechos de los trabajadores; por la protección social universal y por una educación gratuita y de calidad para todos. Solo así se conseguirá erradicar la lacra de la explotación infantil y avanzar en la consecución del ODS 8, entre cuyos objetivos está: “de aquí a 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas”.

A %d blogueros les gusta esto: