Hasta septiembre, 543 personas fallecieron en accidentes de trabajo. Son los resultados que se desprenden de la Estadística de Accidentes de Trabajo y que recoge los datos de siniestralidad de enero a septiembre de este año.

Por tanto, a pesar del descenso de la actividad laboral, durante los nueve primeros meses del año, los accidentes de trabajo mortales fueron 36 más que en el mismo periodo de 2019. Es decir, las muertes en el trabajo aumentaron un 7,1%.

En jornada de trabajo fueron 456 las muertes en el trabajo, 62 más que el año pasado, lo que supone un aumento del 15,7%. Mientras que los accidentes in itinere fueron 87, 26 menos que en 2019, es decir, se redujeron en un 23%.

A %d blogueros les gusta esto: