Las condiciones para la obtención del permiso de trabajo y de residencia para jóvenes inmigrantes se ha adaptado en los últimos meses a las condiciones especiales del trabajo en el campo. Con la llegada del coronavirus y la declaración de emergencia sanitaria, el trabajo en agricultura y ganadería, estacional y con fuerte movilidad, ha precisado de una regulación especial.

En primer lugar, se publicó el Real Decreto-ley 13/2020, de 7 de abril, que se prorrogó después hasta el 30 de septiembre. Según estas medidas urgentes en materia de empleo agrario, se concedían de forma automática los permisos.

Ahora, este decreto ya no está en vigor. Por ello, la Dirección General de Migraciones ha publicado las instrucciones necesarias para que en todo el territorio se sigan los mismos criterios a la hora de tramitar los permisos de residencia y trabajo, ya que esa concesión automática ha desaparecido y hay que solicitar el permiso en el plazo de un mes.

A %d blogueros les gusta esto: