Precauciones en el trabajo continuado con ordenadores portátiles

Los más que habituales desplazamientos, esperas en medio de transporte, antes de entrar a reuniones en las oficinas de los clientes, etc., en el ámbito laboral están extendiendo el uso de ordenadores portátiles en la actividad diaria de muchos trabajadores. Un problema muy común asociado al trabajo prolongado con estos dispositivos es la aparición de lesiones cutáneas como dermatosis, decoloraciones temporales o irritaciones de la piel de los dedos, por la exposición al calentamiento propio del portátil.

Por ello, antes de que aparezcan estos problemas en la piel, desde el Gabinete de Salud Laboral de USO nos recomiendan limitar lo máximo posible el tiempo de trabajo con portátiles, intentando utilizar equipos de sobremesa, evitando así las consecuencias que pueden provocar en la piel de nuestras manos la temperatura que pueden alcanzar los portátiles, así como las incorrectas posturas de cuello y muñecas, que pueden derivar en otros problemas de salud.

Cómo reducir el calentamiento de los dispositivos para evitar quemaduras

Es habitual que el teletrabajo dependa del uso casi en exclusiva de un ordenador portátil. Si por cualquier razón el portátil es casi obligatorio, existen distintos dispositivos para reducir el calentamiento y mejorar la postura de trabajo como los soportes con ventilador.

Por otro lado, si se opta por utilizar estos dispositivos, habrá que tener en cuenta el nivel de decibelios del ventilador y el peso para transportarlo, porque para reducir un riesgo no vamos a aumentar otros, como la sobrecarga en los hombros o en uno de ellos.

Mientras se implantan estas medidas correctoras, se recomienda evitar su utilización sobre superficies irregulares como rodillas, mantas o cama. Igualmente, es deseable evitar su uso mientras se está cargando.

 

También te puede interesar conocer las precauciones que debes tomar en el trabajo continuado con pantallas de visualización de datos.

A %d blogueros les gusta esto: