Los accidentes in itinere aumentan a pesar de la pandemia

Los accidentes in itinere aumentan a pesar de la pandemia

La Estadística de Accidentes de Trabajo hasta febrero recoge un aumento de los accidentes in itinere, hasta alcanzar la cifra de 13.754. De este total, 127 fueron graves y 15, mortales, descendiendo con respecto a 2020.

Según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social, los accidentes in itinere aumentaron un 8,5% en los dos primeros meses del año. Y ello, a pesar del descenso de la actividad laboral, la extensión del teletrabajo y las limitaciones a la movilidad que ha traído consigo la pandemia. En enero y febrero de 2020, los accidentes de trabajo con baja in itinere fueron 12.675.

De este aumento de accidentes en el trayecto de ida y vuelta al trabajo hay que destacar que, en su mayoría, los han sufrido las mujeres y que en este período se han disparado un 17,4%. Estos datos están relacionados con la vuelta a la presencialidad en algunos sectores y los problemas a la hora de conciliar horarios de trabajo con los escolares. La doble y, en algunos casos, triple jornada a la que se ven expuestas las mujeres, que genera estrés y prisas son un factor decisivo en muchos de estos accidentes. Y que este repunte se produzca cuando se está volviendo tímidamente a la actividad presencial, es alarmante.

Siniestralidad laboral febrero

Hasta el mes de febrero se han producido un total de 163.389 accidentes laborales. De estos, 84.426 fueron con baja y 78.963, sin baja. Ambos descendieron un 10,4% en el caso de los accidentes con baja y un 21,3%, los que no produjeron baja con respecto al mismo periodo de 2020.

Es importante tener en cuenta que estamos comparando con los datos de febrero de 2020, cuando aún no se había desencadenado la crisis sanitaria que paralizó el país. Es decir, la comparativa se realiza con una situación prepandémica de actividad mucho más elevada que en el periodo actual. Por eso, las cifras de descenso de accidentes no son especialmente significativas y nos lleva a tener que analizar el porqué, en un país a medio gas, seguimos teniendo estas cifras.

Por otro lado, el 94% de los trabajadores que sufrieron un accidente laboral con baja fueron asalariados. Del total de accidentes laborales con baja, 70.672 tuvieron lugar durante la jornada, lo que supone un descenso del 13,3%. De estos, 545 fueron graves y 90, mortales.

Ni una muerte más en el trabajo

Durante los dos primeros meses de 2021 han perdido la vida en el trabajo o en el camino a él un total de 105 trabajadores. Durante la jornada de trabajo se han producido 90 fallecimientos -80 hombres y 10 mujeres- con un descenso del 6,3%, donde se incluyen 3 por covid-19. A los fallecimientos durante la jornada hay que sumar los 15 accidentes mortales in itinere.

A pesar de que las muertes en el trabajo han descendido un 12,5% en estos dos meses de 2021, nos enfrentamos a una elevada pérdida de vidas.

En cuanto a la forma o contacto que se produjo el accidente mortal, durante la jornada de trabajo aumentan significativamente los accidentes de tráfico. Al aumento de los accidentes in itinere hay que sumar los accidentes en misión, fruto de la falta de medidas preventivas seguridad vial, del aumento de los ritmos de trabajo y la exigencia en la entrega del producto o la realización del servicio.

Por otro lado, en la estadística se puede comprobar que, aunque haya habido un ligero descenso del 6,3% en la mortalidad durante la jornada de trabajo, los accidentes producidos por infartos o derrames cerebrales mantienen las cifras del año anterior. Se debería elevar a debate legislativo, la obligatoriedad de los reconocimientos médicos teniendo en cuenta los factores de riesgo psicosocial del puesto y los factores de riesgo propios de la persona.

Contagios por covid-19

En cuanto al covid-19, se han notificado al sistema DELTA 3.519 accidentes, 8 graves y tres mortales durante enero y febrero. La distribución por sexo es de 2.830 mujeres y 689 hombres.

El informe, publicado por el INSST, indica que se han reconocido desde el inicio como contingencia profesional 11.848 procesos de IT.

El sector sanitario es el que más se contagia y el personal de enfermería es el más proclive al contagio.

Cae la siniestralidad laboral y la salud laboral sigue sin ser prioridad

Cae la siniestralidad laboral y la salud laboral sigue sin ser prioridad

La estadística de siniestralidad laboral publicada por el Ministerio de Trabajo y Economía Social presenta una reducción de los accidentes de trabajo. En el avance de enero de 2021, el número de accidentes de trabajo con baja fue 42.067 y el de accidentes de trabajo sin baja fue de 35.851. Ambos disminuyeron un 6,6% y 25,1%, respectivamente.

Se produjeron 33.189 accidentes en jornada de trabajo y 8.878 accidentes in itinere. Los primeros han descendido un 14,6% mientras que aumentaron un 43,9% los accidentes in itinere. En total, se produjeron 2.709 más.

La paralización de la actividad laboral en esta crisis no está reduciendo la siniestralidad laboral ni el número de accidentes laborales en la misma medida que están creciendo la suspensión y destrucción de empleos. Si algo ha dejado claro la situación actual es que la salud laboral no es una prioridad para las empresas y que no hay cultura preventiva.

48 accidentes mortales en enero

En cuanto a la gravedad, en enero fallecieron 48 trabajadores. Durante la jornada de trabajo, se produjeron 43 fallecimientos (39 hombres y 4 mujeres), con un descenso del 10,4%.

Por situación profesional, han perdido la vida en el trabajo o de camino a él 45 asalariados y 3 trabajadores por cuenta propia.

Cinco fallecimientos se han producido in itinere, con una distribución por sexo de 4 hombres y 1 mujer. Estos han descendido un 37,5% con respecto a enero de 2020. Por situación profesional, los 5 han sido de personas asalariadas.

En relación con los sectores en los que más se sufren los accidentes en jornada de trabajo, han sufrido descensos el sector agrario, en mayor medida, y el sector industrial. Continuando con la misma línea ascendente del año pasado, el sector servicios ofrece el mayor valor como se observa en el gráfico.

Desde USO, a pesar del descenso en cuanto a los accidentes mortales en enero, nos preocupa que el sector servicios vuelva a ser el que más muertes registra. Además, es el sector que más accidentes en jornada tiene: 20.226 con 20.086 leves, y también el que más personas emplea.

Un total de 17 de los 43 fallecimientos han sido en desplazamientos dentro de la jornada laboral, con 12 personas conductoras y operadoras de maquinaria móvil fallecidas. Por tanto, se debe poner una mayor atención a la formación vial laboral para poder disminuir el número de accidentes y de víctimas mortales.

Datos de siniestralidad laboral por edad

Por rango de edad, los accidentes en jornada de trabajo entre trabajadores de 40 a 54 años aglutinan un total de 14.773, lo que supone un 44,5%. Por otro lado, el rango de edad en el que más trabajadores fallecen es en el grupo de 55 a 64 años, con 23 personas fallecidas durante la jornada de trabajo.

En cuanto a los accidentes in itinere, los trabajadores de 45 a 59 años ha sufrido 3.830 accidentes, un 43% del total.

La estadística de siniestralidad laboral de enero también ofrece datos sobre la incidencia del Covid-19. Se notificaron 1.990 accidentes, distribuidos en 1.605 mujeres y 385 hombres. Por sectores, el sector que más contagios ha sufrido es el sanitario.

¿Qué es? ¿Cómo debes actuar en un accidente laboral?

¿Qué es? ¿Cómo debes actuar en un accidente laboral?

Un accidente laboral o accidente de trabajo es toda lesión corporal sufrida por el trabajador con ocasión o por consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena.

Es necesario que exista una relación de causalidad directa entre trabajo y lesión. Debemos recordar que una lesión no constituye, por sí sola, accidente de trabajo.

 

¿Qué otros supuestos están considerados como accidente laboral?

  • Accidentes producidos con ocasión de las tareas desarrolladas, aunque sean distintas a las habituales.
  • Accidentes sufridos en el lugar y durante el tiempo de trabajo, salvo prueba en contrario.
  • Accidente in itinere, al ir al trabajo o al volver de éste.
  • Accidentes en misión, sufridos en el trayecto que se tenga que realizar para el cumplimiento de la misión, dentro de su jornada laboral.
  • Accidentes de cargos electivos de carácter sindical: son los sufridos con ocasión o por consecuencia del desempeño de cargo sindical o de gobierno.
  • Actos de salvamento: los acaecidos en actos de salvamento o de naturaleza análoga cuando tengan conexión con el trabajo.
  • Enfermedades o defectos anteriores que se manifiestan o agravan como consecuencia de un accidente de trabajo.
  • Enfermedades intercurrentes: las que constituyen complicaciones del proceso patológico determinado por el accidente de trabajo mismo. Tiene que existir una relación de causalidad inmediata.
  • Las enfermedades contraídas con motivo de la realización de un trabajo, no incluidas en la lista de enfermedades profesionales.
  • Los debidos a imprudencias profesionales. Son los accidentes derivados del ejercicio habitual de un trabajo o profesión y de la confianza que estos inspiran al accidentado.

¿Qué accidentes no se consideran accidente de trabajo?

No se consideran accidente laboral:

  • Los accidentes debidos a imprudencia temeraria. En este caso se considera que se ha actuado de manera contraria a las normas, instrucciones u órdenes dadas por el empresario de forma reiterada y notoria en materia de seguridad e higiene.
  • Los debidos a fuerza mayor extraña al trabajo. No constituyen supuestos de fuerza mayor extraña fenómenos como la insolación, el rayo y otros fenómenos análogos de la naturaleza.
  • Accidentes debidos a dolo: cuando se actúa de forma consciente, voluntaria y maliciosamente provocando un accidente para obtener prestaciones que se derivan de la contingencia.
  • Accidentes derivados de la actuación de otra persona. Los que son consecuencia de culpa civil o penal del empresario, de un compañero de trabajo o de un tercero constituyen auténticos accidentes de trabajo siempre y cuando guarden alguna relación con el trabajo.

¿Cómo debes actuar ante un accidente laboral?

Si el accidente es en el centro de trabajo habitual, comunícalo a la persona responsable, a ser posible acompañado de los testigos que hayan presenciado el hecho.

En caso de que el accidente se produzca en otro centro de trabajo distinto al habitual, se debe avisar al responsable de la empresa donde te encuentras y a tu responsable directo, lo antes posible.

Si el accidente es in itinere, tendrás que justificar en la empresa, la fecha y hora del hecho, bien con la presentación de justificantes proporcionados por el transporte público utilizado, atestado policial si lo hay o parte del centro médico que te ha asistido.

¿Debe proporcionar algún documento la empresa a la persona accidentada si precisa de asistencia sanitaria?

La persona responsable deberá rellenar el parte de asistencia para accidente de trabajo, firmarlo y sellarlo con fecha. Se debe entregar una copia para que la Mutua pueda asistir a la persona accidentada.

La empresa está obligada a formar a la plantilla en el procedimiento a seguir en caso de accidente o en caso de emergencia.

¿La empresa está obligada a prestar asistencia médica?

Sí, se debe distinguir por la gravedad y urgencia:

  • Los accidentes leves pueden ser atendidos en el centro de trabajo con el botiquín.
  • Beben ser atendidos en el centro más cercano de la Mutua aquellos accidentes graves que pueden esperar.
  • Accidentes graves o muy graves que necesitan atención urgente por las lesiones producidas, se derivarán al centro médico más cercano.

¿Cómo debe actuar el delegado de prevención ante un accidente laboral?

El delegado de prevención deberá velar porque desde el inicio del procedimiento la contingencia sea considerada profesional. Si constata que la empresa no ha emitido el parte de accidente, o el delegado no está de acuerdo con el contenido, puede denunciarlo ante la Inspección de Trabajo.

Si se deriva una actuación inspectora, deberá acompañar al Inspector, realizando cuantas observaciones o aportaciones resulten necesarias. También participará activamente en la investigación del accidente que la empresa lleve a cabo.

Además, el delegado de prevención se interesará por la persona accidentada realizando un seguimiento de su caso, transmitiendo a la empresa cualquier tipo de incidencia que se pueda presentar derivada de la actuación de la Mutua.

¿Qué accidentes se deben investigar?

Si nos atenemos al artículo 16.3 de la LPRL, la obligación del empresario se extiende a investigar todos aquellos accidentes con consecuencias lesivas.

La investigación deberá extenderse a todos los accidentes, incluidos aquellos que no hayan ocasionado lesiones, si se quiere realizar una buena labor preventiva.

Los objetivos principales de la investigación de un accidente laboral son:

  • La deducción de las causas que lo han generado.
  • El diseño e implantación de medidas correctoras encaminadas a eliminar las causas para evitar que se vuelvan a repetir y mejorar la prevención en la empresa.

¿Cómo se debe investigar un accidente?

Para la investigación de un accidente laboral, conviene disponer de un método, es decir, de un proceso establecido que defina, o al menos oriente, qué tareas hay que realizar y en qué orden. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo recomienda utilizar el método del árbol de causas, que se apoya en una concepción pluricausal del accidente, si bien existen más métodos.

¿Quién debe investigar un accidente laboral? No cabe una consideración general ni aplicable a todas las empresas. La respuesta está condicionada al tipo de empresa y a la estructura de la misma.

En cualquier caso, es el mando directo el que debe iniciar la investigación puesto que conoce perfectamente el trabajo y su ejecución. Además, presumiblemente, será el que aplicará las medidas preventivas.

¿En qué casos y quién debe realizar una investigación especializada?

La debe realizar el personal Técnico del Servicio de Prevención Propio o Ajeno, acompañado por el mando directo y otro personal de la línea productiva relacionado con el caso. Esta investigación se debe realizar en casos especiales o complejos entendiendo por tales, entre otros, algunos de los supuestos siguientes:

  • Accidentes graves o mortales.
  • Incidentes o accidentes leves de los que se deduzca una mayor potencialidad lesiva.
  • En supuestos repetitivos.

¿Existe incumplimiento legal de la empresa o, en su caso, del Servicio de Prevención Ajeno, por no investigar los accidentes?

Sí. El artículo 12.3 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social establece como falta grave no dar cuenta en tiempo y forma a la autoridad laboral de los accidentes de trabajo ocurridos y de las enfermedades profesionales declaradas cuando tengan la calificación de graves, muy graves o mortales, o no llevar a cabo una investigación en caso de producirse daños a la salud de los trabajadores o de tener indicios de que las medidas preventivas son insuficientes.

La sanción supone una multa de 2.046 a 40.985 euros, dependiendo de la graduación que considere la Inspección de Trabajo.

¿Debe la Inspección de Trabajo investigar todos los accidentes ocurridos, así como las enfermedades profesionales?

El artículo 9.1 d) de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) expone que es competencia de Inspección informar a la autoridad laboral sobre los accidentes de trabajo mortales, muy graves o graves, y sobre aquellos otros en que, por sus características o por los sujetos afectados, se considere necesario dicho informe, así como sobre las enfermedades profesionales en las que concurran dichas calificaciones y, en general, cuando ésta lo solicite respecto del cumplimiento de la normativa preventiva.

El INSST o los Institutos Regionales, a través de los técnicos habilitados, pueden ser requeridos para colaborar con la ITSS, la autoridad judicial y con las partes interesadas cuando así lo soliciten.

Caen los accidentes de trabajo hasta noviembre pero suben las muertes

Caen los accidentes de trabajo hasta noviembre pero suben las muertes

Los datos de siniestralidad laboral de enero a noviembre reflejan el descenso de los accidentes de trabajo por el impacto del covid-19 pero los accidentes mortales alcanzan la cifra de 650, 6 más que en el mismo periodo 2019

Según la estadística de siniestralidad laboral del Ministerio de Trabajo hasta noviembre se produjeron 922.659 accidentes de trabajo. De estos, 444.269 accidentes de trabajo fueron con baja y 478.390, sin baja. Es decir, los accidentes de trabajo disminuyeron un 24,7% y 28,7%, respectivamente.

Se produjeron 392.441 accidentes en jornada de trabajo y 51.828 accidentes in itinere, con descensos del 23,2% para los accidentes en jornada y el 34,4% in itinere.

A pesar del descenso de los accidentes de trabajo, hasta noviembre 650 trabajadores perdieron la vida en el trabajo o yendo y viniendo del mismo, 6 más que en 2019.

En 2019 se produjeron 77.496 accidentes laborales de tráfico

En 2019 se produjeron 77.496 accidentes laborales de tráfico

Según el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, en 2019 se produjeron 650.602 accidentes de trabajo con baja, de los cuales 77.496 fueron accidentes de tráfico, llamados accidentes laborales de tráfico. Representan un 11,9% del total de accidentes de trabajo.

El 63% de los accidentes in itinere recogidos son considerados accidentes laborales de tráfico. Le siguen los choques o golpes contra objeto inmóvil (23,4%); las colisiones con un objeto en movimiento (6,1%) y sobresfuerzos físicos (5,6%). La incidencia de accidentes laborales de tráfico in itinere es 2,5 veces mayor que la incidencia en jornada de trabajo.

Siniestralidad laboral: 595 muertes en el trabajo de enero a octubre

Siniestralidad laboral: 595 muertes en el trabajo de enero a octubre

Según la Estadística de Accidentes Laborales, de enero a octubre se produjeron 595 muertes en el trabajo. Esta cifra supone 17 trabajadores fallecidos más respecto al mismo período de 2019.

Del total de muertes en el trabajo, 502 han tenido lugar sido durante la jornada de trabajo. Por situación profesional, 529 trabajadores asalariados y 66 trabajadoras por cuenta propia, han perdido la vida. En sentido contrario, los accidentes leves y graves se reducen un 24,7 % y un 19,3 %, respectivamente.

En cuanto a los datos de accidentes mortales in itinere, han sido 93 las personas fallecidas, lo que supone un descenso del 27,9%.