La EPA del 4º trimestre del 2021, aún por debajo de los niveles de 2019

La EPA del 4º trimestre del 2021, aún por debajo de los niveles de 2019

2021 cerró con más ocupados y menos paro que 2020, según la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al último cuatrimestre del año. Unos datos, 615.000 parados menos y bajada de 2,80 de la tasa de paro, que no han servido para volver al volumen de empleo previo a la pandemia.

Así, la creación de empleo anual se sitúa en 840.700 nuevos ocupados y crece hasta los 20.184.900. Sin embargo, España no ha recuperado aún las horas efectivas de trabajo previas a la pandemia. Comparado el cierre de 2021 con el de 2019, aún estamos un 3,80 % por debajo.

“Este dato nos alerta de que el empleo es cada vez más parcial, temporal y precario. Si crecen los ocupados, pero bajan las horas trabajadas, estamos ante un aumento de las jornadas parciales, de los trabajos por semanas y días. En la USO siempre hemos dicho que el empleo está troceado, pero ahora mismo está atomizado”, señala Joaquín Pérez, secretario general de la Unión Sindical Obrera.

Una situación “que debería haber sido la prioridad de la reforma laboral, que se ha quedado en la foto y en medidas superficiales, validando con su aprobación los recortes de las dos anteriores reformas que no se han tocado. Un texto insuficiente y decepcionante que no cumple con su objetivo de recuperar los derechos laborales que se recortaron y ya se dan por perdidos en la nueva ley”, advierte el secretario general de USO.

Destrucción de empleo público

Pérez también alerta “de los empleados de usar y tirar de la Administración”. En este sentido, ha crecido la ocupación en el sector privado (162.500 personas) y se ha reducido en este trimestre en 8.500 la del sector público.

“Las Administraciones Públicas han estado parcheando sus plantillas para atender a la sobrecarga de prestaciones y atención a la ciudadanía derivadas de la pandemia. Sin embargo, esa sobrecarga no se ha terminado y no solo no se estabiliza el empleo público, sino que se finiquitan los contratos de refuerzo. Las Administraciones siguen jugando al margen de las propias reglas que imponen para el sector privado y lo pagan tanto sus empleados como las prestaciones más básicas al ciudadano”, incide el secretario general de USO.

¿Cuándo se puede solicitar la prórroga del subsidio por desempleo?

¿Cuándo se puede solicitar la prórroga del subsidio por desempleo?

Se puede solicitar la prórroga del subsidio por desempleo siempre que no se haya agotado la duración máxima legalmente prevista para cada tipo de subsidio y se mantengan los requisitos exigidos en la solicitud.

Se debe presentar la solicitud entre el día siguiente a la fecha de agotamiento del período semestral y los quince días siguientes a la fecha de vencimiento del período de pago de la última mensualidad (día quince o siguiente hábil del mes). Transcurrido ese plazo, el subsidio quedará prorrogado con efectos desde el día siguiente al de la solicitud, descontándote de tu duración tantos días como hayan pasado desde el día siguiente al agotamiento del periodo semestral hasta la fecha de solicitud, ambos inclusive.

Si los ingresos o la suma de tus ingresos y los de las personas que forman tu unidad familiar dividida por el número de miembros que la componen, incluido la persona que lo solicita, no han superado en ningún mes, desde la solicitud del subsidio o reanudación o desde la última prórroga presentada, el 75 % del salario mínimo interprofesional (SMI) (cuantías para este año), se puede tramitar la prórroga del subsidio a través de Internet en la Sede Electrónica del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), siempre que dispongas de certificado digital, DNI electrónico o usuario y contraseña cl@ve.

Si no se dispone de claves de acceso a Internet o en algún mes posterior a la solicitud del subsidio o de la reanudación o desde la última prórroga presentada, los ingresos o la suma de los ingresos y los de las personas que forman tu unidad familiar, dividida por el número de sus miembros, incluido la persona que lo solicita, han superado el citado importe, o han variado sus familiares a cargo, para realizar la solicitud se deberá acudir a tu oficina de prestaciones. Se debe  pedir cita previa a través de Internet o llamando por teléfono.

Cierra el 2021 con una reducción del paro que sigue dejando de lado a las mujeres

Cierra el 2021 con una reducción del paro que sigue dejando de lado a las mujeres

2021 termina con 782.232 personas menos en paro, 76.782 de estos en diciembre. Se mejora el empleo con respecto a 2020, pero el desempleo femenino aumenta 1,5 puntos

El año 2021 termina dando un leve respiro al mercado de trabajo. Diciembre ha cerrado con 76.782 parados menos y 782.232 desempleados menos que hace un año.

Además, el número de trabajadores afectados por ERTE Covid desciende hasta los 170.460, del casi millón con el que comenzó enero de 2020.

“No se puede negar, a la vista de los datos, la recuperación que está experimentando el empleo, pues venimos de una situación más que crítica. Sin embargo, esta recuperación no está alcanzando de igual manera a todos, pues las mujeres siguen siendo las que más sufren las consecuencias de la crisis del empleo. Y tenemos aún 3,1 millones de personas sin empleo”, apunta Joaquín Pérez, secretario general de USO.

A pesar del descenso general del paro a lo largo de este año, 2021 termina con 1.824.302 mujeres sin trabajo. El desempleo femenino en diciembre cae el 3,40 %, pero supone el 58,73% del total de parados en España, esto es, 1,5 puntos por encima del porcentaje registrado en 2020.

El paro masculino y el juvenil se han reducido también en diciembre, descendiendo un 0,99 % y un 9,31 %, respectivamente.

Sube el paro en industria y construcción

El descenso del paro en diciembre de 2021 se ha producido de forma generalizada en todos los sectores, excepto en la industria (1.754) y la construcción (7.505). “Es necesario echar la vista atrás y aprender de las lecciones que han dejado otras crisis. Se debe apostar por invertir y reforzar el sector industrial, al que está afectando directamente los elevados precios de la electricidad. Revisar y reflexionar sobre nuestro sistema económico puede contribuir a poner los cimientos de un mercado de trabajo estable y de futuro”, reflexiona Pérez.

En cuanto a la contratación, sube el número de contratos hasta 1,6 millones, de los que el 10,33 % son indefinidos. “Deseamos que con los cambios que introduce la nueva reforma laboral en cuanto a la contratación, la temporalidad de los contratos se reduzca drásticamente. La precariedad, la parcialidad no deseada y la temporalidad siguen siendo la tónica general. Mucho nos tememos que la reforma laboral apuesta más por cambiar nombres que cuestiones de fondo”, concluye Pérez.

“Black contract”: análisis del paro en noviembre

“Black contract”: análisis del paro en noviembre

La contratación en noviembre de 2021,  bate record, pero no se registra la mayor bajada de paro del año

¿Por qué noviembre, el mes con más contratos firmados en todo el año, no es el mes en el que más baja el paro? Noviembre se ha convertido en la antesala de las campañas navideñas y, en el plano del empleo, ha adoptado los mismos patrones de contratos fugaces y precariedad, en una suerte de campaña paralela, el black contract.

Así, en 2021 ha sido el mes en el que más contratos se han firmado, por encima incluso de los meses de verano, pero también en el que más contratos temporales se han formalizado: 2.021.546, frente a los 1.923.846 de septiembre, el segundo mejor mes en cuanto a volumen de contratos.

“De esta forma se entiende que, aunque haya un pico en la contratación, el paro baje en menos personas que, por ejemplo, septiembre, cuando se habían firmado 100.000 contratos menos. Es necesaria la suma de varios contratos de una semana o de un par de días para sacar a una sola persona del paro”, recuerda Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Más de la mitad de la contratación indefinida se debe a conversiones

Pero, además, hay otro dato en la contratación que explica que no baje el paro: “ha habido una contratación indefinida de récord: el 14% de los contratos que se han registrado eran indefinidos. Pero también aquí hay trampa: las conversiones a indefinido, que llevaban meses siendo muy altas, superan en este mes a los contratos indefinidos iniciales. Es decir, más de 152.000 personas ya estaban contratadas, la mayoría con contratos temporales en fraude, que no debían ser temporales, y por eso, a pesar de computar como un nuevo contrato, no se ha creado empleo”, analiza Pérez.

Según el secretario general de USO, “es positivo ver cómo cada vez se detecta más fraude, gracias a la Inspección de Trabajo a pesar de sus pocos medios, pero evidencia que debe implantarse el contrato indefinido inicial. Es el contrato temporal el que tiene que ser justificado. Se reduce así tanto la precariedad en el empleo como cargas de trabajo innecesarias para Inspección, que es ahora quien tiene que demostrar que una larga cadena de contratos temporales o un contrato por obra y servicio enmascara la necesidad de un trabajador indefinido”.

El paro baja en general en noviembre, pero se dispara en Baleares

La bajada del paro se ha dado en prácticamente todas las comunidades autónomas, salvo Asturias, Melilla y Baleares. En el caso de Baleares, el efecto rebote al acabar la temporada turística es enorme, con una subida porcentual del 11,11%, casi 6.000 nuevos desempleados.

En total, noviembre ha terminado con 3.182.687 personas registradas en el paro, -2,28% menos que en octubre.

A esto hay que sumar, incide Joaquín Pérez, “las 125.632 personas que siguen en regulación temporal de empleo, que de nuevo empiezan a mirar las nuevas restricciones y el fin de la prórroga con preocupación, y resignados a que se juegue con su futuro hasta el último minuto”.

Más temporalidad y parcialidad, subida histórica de ocupados, pero menos horas trabajadas.

Más temporalidad y parcialidad, subida histórica de ocupados, pero menos horas trabajadas.

Bajan las horas trabajadas respecto a 2019, lo que evidencia más jornadas parciales y contratos temporales, España recupera los 20 millones de ocupados

La EPA registra una mejora de los datos brutos de empleo, con una bajada del paro y una subida de la ocupación tanto trimestral como anualmente, pero un descenso de horas trabajadas. Sin embargo, evidencia la otra cara de la moneda: el empleo está cada vez más precarizado. Se superan los 20 millones de trabajadores por primera vez desde 2008, pero se han trabajado 2,53% horas menos que en el mismo trimestre previo a la pandemia.

“El dato no puede ser más esclarecedor. Entre más trabajadores se reparten menos horas de trabajo. Han trabajado menos días y menos horas al día: suben la temporalidad y las jornadas a tiempo parcial”, resume Joaquín Pérez, secretario general de USO. Servicios, además, pone el otro punto negativo, al subir otra vez el paro en el sector al terminar el verano.

La recuperación es más lenta en mujeres y mayores de 55 años

Analizando los datos en profundidad, Pérez alerta de las deficiencias estructurales del mercado laboral que afectan a grupos más vulnerables: “el paro ha aumentado de forma alarmante entre los mayores de 55 años, en 65.500 personas. Un colectivo en riesgo de padecer los efectos de la brecha digital de los nuevos empleos y que podrían perder las oportunidades de reengancharse al empleo. Además, el paro entre las mujeres sigue siendo mucho más alto que entre los hombres, 3,4 puntos más”. Esto es, 16,36% frente a 12,97%.

Una brecha de género que se acrecienta atendiendo a la actividad. “La población activa ha crecido en este trimestre, pero la tasa de hombres activos crece en mayor medida y ya se superan los 10 puntos de diferencia. La pandemia ha perjudicado especialmente a las mujeres, que siguen haciendo frente a las cargas familiares y alargan su ausencia del mercado laboral. Solo el 54,25% de las mujeres son población activa, frente al 64,31% de los hombres”, advierte.

El IPC adelantado, el golpe de gracia a la economía familiar

“Dos buenas noticias son la bajada del número de hogares con todos sus miembros en paro y el aumento de aquellos en los que todos sus miembros trabajan. Más de uno y hasta más de dos sueldos serán necesarios en cada casa si seguimos recibiendo noticias como la subida del 5,5% del IPC adelantado. La subsistencia de muchas familias ya no se soluciona con tener trabajo, sino con una contención de los precios de la energía o una subida de salarios que permita la recuperación del poder adquisitivo. A esto no se le puede llamar recuperación”, concluye el secretario general de USO.

Con un paro aún por encima del precovid, la contratación sigue creando un empleo temporal y parcial

Con un paro aún por encima del precovid, la contratación sigue creando un empleo temporal y parcial

Sin recuperar los niveles anteriores a la pandemia, septiembre cierra con 178.091 personas más en paro

El paro bajó en septiembre hasta las 3.257.802 personas. Una buena tendencia, la de que baje el paro en un mes en el que tradicionalmente sube, pero que está aún por encima de los datos previos a la pandemia y que hay que analizar junto con la calidad del empleo creado y las aún 239.230 personas que, un año y medio después de estallar la pandemia, siguen en regulación temporal de empleo.

En septiembre de 2019, el último previo al covid, la cifra de parados, a pesar de haber subido ese mes, era de 3.079.711, aún 178.091 personas menos de las registradas actualmente.

“Es normal que, al finalizar un verano en el cual el turismo no ha estado al cien por cien, no se registre la tradicional subida de parados de quienes cierran la temporada, pues esa temporada no ha sido habitual. Esos parados hay que buscarlos en los más de 200.000 que siguen en ERTE y que apenas han podido trabajar en meses”, analiza Joaquín Pérez, secretario general de USO.

La contratación indefinida sigue penalizada por el abuso de contratos que deberían ser inicialmente indefinidos y acaban en conversiones

Pérez incide además en que la salida del paro se produce “siguiendo los viejos patrones de temporalidad no justificada y parcialidad. Del total de contratos suscritos en septiembre, el 11,26% fueron indefinidos, con un 69,66% de ellos inicialmente indefinidos y el resto, conversiones. Casi todas esas conversiones proceden de contratos que, en su mayoría, no deberían ser temporales, como los de obra y servicio o circunstancias de la producción, que enmascaran una necesidad estructural. Tras estas conversiones, suele haber una denuncia de Inspección y no un cambio real de mentalidad. El contrato base debe ser el indefinido, con una justificación real de un contrato temporal”.

Así, en los contratos temporales firmados este mes, 1.707.158, vuelve a darse que “prácticamente todos se justifican bajo esa modalidad de contratación, el 89%. Un contrato temporal sirve para salir del paro, pero no se está creando un puesto de trabajo. Porque, además, más de un tercio de los contratos temporales padecen la doble precariedad de ser, además, de jornada parcial”, apunta el secretario general de USO.

“El Gobierno sigue la senda de anteriores ejecutivos: tratar de maquillar la estadística global con empleo precario y a granel. Seguimos con un número de contrataciones estratosférico con respecto a los países de la UE, de mucha peor calidad para poder destruirlas al poco tiempo. Y, aun así, nuestras tasas de paro y de desempleo juvenil son vergonzosas. Algunos no deberían alegrarse de construir un futuro laboral de cartón. Sin grandes reformas, será cuestión de tiempo que un poco de aire lo vuelva a tirar todo abajo”, concluye Joaquín Pérez.