Las dos últimas prórrogas de los ERTE han generado cierta confusión acerca de si se mantiene el contador a cero para el paro.

Las dos últimas prórrogas de los ERTE han generado cierta confusión acerca de si se mantiene el contador a cero para el paro.

Desde USO, con el fin de aclarar dudas, realizamos una consulta al SEPE y nos indicaron que todas aquellas personas que se mantengan en ERTE desde el 1 de octubre de 2020, sí consumirían días de paro.

Sin embargo, si durante el año 2021 se quedasen sin empleo por fin de contrato temporal; despido individual o colectivo por causas económicas, productivas, técnicas u organizativas o despido declarado improcedente, se devolverán los días consumidos desde el 1 de octubre de 2020, es decir, se pone el contador a cero.

Debido a que se espera que casi todos los ceses de contratos durante 2021 sean por esas tres causas, en principio, las personas trabajadoras no van a ver afectados sus días de cotización de cara al cobro de futuras prestaciones, ya que se irán devolviendo esos días.

 

Tercera prórroga de los ERTE

Con la aprobación de la tercera prórroga de los ERTE COVID, a través del RD-Ley 30/2020, hubo modificaciones en cuanto al cobro de la prestación y consumo de días de paro. El artículo 8.1 dice:

“Las medidas de protección por desempleo previstas en los apartados 1.a), 2 y al 5 del artículo 25 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, resultarán aplicables hasta el 31 de enero de 2021 a las personas afectadas por los expedientes de regulación temporal de empleo regulados en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, y a los referidos en el artículo 2 de la presente norma y en la disposición adicional primera del Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio.”

Tal y como vemos, en dicho redactado, se obviaba el artículo 25.1.b) que era el que regulaba el consumo de días de paro y que más adelante, en el 8.7. explicaba que:

“La medida prevista en el artículo 25.1.b) del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, se mantendrá vigente hasta el 30 de septiembre de 2020.
La reducción de las prestaciones consumidas a partir del 1 de octubre de 2020 en los expedientes de regulación temporal de empleo en los que hasta ahora se aplicaba dicha medida, no obstante, no afectará a las nuevas prestaciones que se inicien a partir del 1 de octubre de 2026.
Sin perjuicio de lo previsto en los párrafos precedentes, con el objetivo proteger a las personas afectadas en sus empleos por la crisis, especialmente a las más vulnerables, no se computarán en ningún momento como consumidas las prestaciones por desempleo disfrutadas, durante los expedientes referidos en el apartado 1 de este artículo, por aquellas que accedan a un nuevo derecho, antes del 1 de enero de 2022, como consecuencia de la finalización de un contrato de duración determinada o de un despido, individual o colectivo, por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, o un despido por cualquier causa declarado improcedente”.

Este nuevo redactado creó confusión ya que, por un lado, se indicaba que dejaba de surtir efecto lo recogido en el 25.1.b) del RD-Ley 8/2020 y, por otro, que no iba a afectar a las personas trabajadoras esta nueva medida.
Esta confusión se tradujo en que, a partir del 1 de octubre de 2020, todas las personas trabajadoras que se mantengan en ERTE, tanto por prórroga como por ERTE nuevo, sí consumen días.

Por último, el RD-Ley 2021, en su artículo 4.1.a) recogía que “El artículo 8.7 del Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, se mantendrá vigente según los términos y plazos previstos en el mismo.”, dando lugar así a crear cierta confusión sobre qué ocurre con el consumo de días cotizados y el cobro de la prestación por ERTE.

Repasamos las últimas prórrogas de los ERTE

Debido a la confusión creada, tras la aprobación de las dos últimas prórrogas de los ERTE, sobre si el cobro de prestación por ERTE afecta o no a los días cotizados, desde USO hacemos un repaso sobre la normativa aprobada hasta el momento para entender mejor la situación.

El RD-Ley 8/2020 estableció en su artículo 25.1. b) “No computar el tiempo en que se perciba la prestación por desempleo de nivel contributivo que traiga su causa inmediata de las citadas circunstancias extraordinarias, a los efectos de consumir los períodos máximos de percepción establecidos”, medida muy aplaudida ya que significaba que las personas trabajadoras no tenían por qué pagar las consecuencias de un ERTE derivado de una situación de pandemia, dando así protección a esas personas de cara a cobro de prestaciones por desempleo más adelante.

El RD-Ley 24/2020, el que regulaba la prórroga de los ERTE hasta el 30 de septiembre de 2020, reflejaba en su artículo 3.1. la prórroga de las medidas recogidas en el artículo 25.1 del RD-Ley 8/2020, por lo que seguía en vigor que el cobro de los ERTE no consumía días de paro a las personas trabajadoras afectadas por los ERTE COVID.

USO apuesta por la estabilidad y negociar prórrogas de mayor duración

Desde USO seguimos denunciando que esta continua sucesión de prórrogas con un redactado imposible genera importantes problemas de interpretación, no sólo a las personas trabajadoras afectadas, sino a las asesorías y sindicalistas y, como alertaron los delegados de USO, al propio SEPE.

En una situación extraordinaria, como la que estamos padeciendo, es incomprensible que desde el Ministerio y los agentes sociales se juegue al tira y afloja de los acuerdos periódicos para prorrogar una medida que mantiene en vilo a las más de 700.000 personas afectadas por los ERTES, en lugar de apostar por la estabilidad y negociar prórrogas de mayor duración.

A este juego de las prórrogas hay que sumar, como ya hemos comentado, la enmarañada y confusa redacción de cada uno de los reales decretos, que genera un importante atasco en el SEPE, el retraso en la tramitación de las prestaciones con la consiguiente desesperación e incertidumbre de las personas afectadas que no saben si están consumiendo o no sus días cotizados o si van a cobrar a tiempo para hacer frente a los pagos más básicos como alimentación, vivienda o energía. Ante esta situación, en asamblea virtual los trabajadores y trabajadoras del SEPE han decidido convocar una huelga en marzo, para exigir medidas urgentes de refuerzo de plantilla y una mayor claridad en las órdenes que tienen que tramitar.

USO analiza y resume el nuevo orden marcado por el covid en algunas sentencias

USO analiza y resume el nuevo orden marcado por el covid en algunas sentencias

La USO, representada por Estrella Zambrana, responsable del Área de Derecho Administrativo de Asesoría Confederal, ha participado en el Seminario “Primeras sentencias sobre problemas laborales asociados a la Covid-19”, organizado por la Universidad Rey Juan Carlos para desgranar sentencia laboral a sentencia laboral. En él, figuró como ponente único a Antonio Sempere Navarro, magistrado del Tribunal Supremo.

A lo largo de la ponencia, se analizaron y detallaron una serie de fallos que pueden agruparse en distintos bloques. Principalmente, se refieren a PRL y ERTE. Desde el sindicato USO, comentamos y explicamos algunos detalles significativos de estas sentencias. Todas ellas son de vital importancia para el nuevo orden laboral marcado por la pandemia de coronavirus, ya que aún existe poca jurisprudencia al respecto.

Jurisprudencia y doctrina consolidada: una carencia para interpretar las leyes del covid

El ponente destacó la heterogeneidad en los pronunciamientos. Por ello, habrá aún que esperar a una jurisprudencia y doctrina que se consoliden como tales. Así, en materia de PRL, se hizo hincapié en que hubo muchísimos autos que acordaban medidas cautelares y cautelarísimas, pronunciados con bastante rapidez y celeridad. Pero, sin embargo, no ha habido una correlación con las sentencias que después se dictaron en dichos procedimientos, en las que ha faltado esa inmediatez de resolución.

Basta hacer referencia a la STSJ Extremadura 210/2020, de 8 de junio (Ambulancias Tenorio). Tras un auto de 24 de abril de 2020, en el que se acordaron medidas cautelares para que, en un plazo de 24 horas, se dotase al personal de EPI homologadas para el desempeño de sus funciones de forma segura, la sentencia falló después que un delegado sindical de centro de trabajo no tiene legitimación para interponer el conflicto si afecta a toda una comunidad autónoma. En este caso, USO-Extremadura actuó como recurrente.

Otro de los problemas que se plantean es la ejecución de determinadas sentencias dictadas en esta materia. Ocurre con la STSJ País Vasco 592/2020, de 12 de mayo, también del sector de las ambulancias. El fallo obliga a la limpieza y desinfección diaria de ropa y utensilios de trabajo, así como de las EPI utilizadas. Y la STSJ País Vasco 672/2020, de 26 de mayo, también en ambulancias, condena a Ambuibérica a facilitar test rápidos para la evaluación continuada al personal expuesto al virus.

PRL: la seguridad y salud laboral protegidos por la ley

Otra de las cuestiones polémicas en materia de PRL radica en vincular los temas de seguridad y salud laboral con el art. 15 CE. En esto existen disparidad de criterios. Por ejemplo la sentencia del TSJ Illes Balears 235/2020, de 23 de julio, contra el Servei de Salut Illes Balears, falló que los hechos denunciados no afectaban a dicho precepto constitucional. Y que, al no tratarse de Derechos Fundamentales, sino de legalidad ordinaria, no podía interponerse por la vía de Tutela de Derechos Fundamentales.

En este sentido, hay que decir que no todos los casos de seguridad y salud laboral llevan aparejada la vulneración del citado precepto constitucional, pero, si se logra demostrar la grave incidencia del peligro concreto para los bienes constitucionalmente protegidos (es decir, la vida e integridad física) podría irse por la vía de Tutela de Derechos Fundamentales: justamente en función de la gravedad del riesgo.

¿La pandemia por covid cambia las normas?

Comentario especial mereció la sentencia del TSJ de la Comunidad Valenciana 2335/2020, de 22 de junio. En la que la cuestión planteada contra Carrefour, el debate consistía en determinar si durante la pandemia se aplican o no las mismas normas laborales existentes a este respecto. Se trata de ver si es conforme a Derecho que los vigilantes de seguridad pueden controlar el acceso al centro comercial, midiendo la temperatura.

El tema es controvertido. Pueden cuestionarse extremos como si los vigilantes están capacitados en aspectos sanitarios, o si pueden decidir sobre el acceso o no, impidiendo el paso a personas que presenten síntomas de fiebre. Esta Sentencia falló que sí pueden hacerlo por razones de salud y en el contexto extraordinario de pandemia, siempre y cuando lo hagan protegidos, sin que ello suponga incumplimiento del ordenamiento en materia de PRL.

En este sentido, se planteó un debate por las diferentes situaciones en las que es discutible que pueda permitirse esa actuación. Por ejemplo: puede tenerse fiebre por otros motivos diferentes al covid-19, qué pasa si mi médico no me da la baja… Al hilo de este cuestionamiento, se admitió que, efectivamente, se abren varias posibilidades de resolución. Pero se insistió en el argumento de que para eso están los servicios preventivos de salud, la garantía y protección de la salud y, mucho más, en situación de pandemia.

Además, podría alegarse el incumplimiento del deber de buena fe por parte de un trabajador que acude con fiebre al puesto de trabajo, y más en plena crisis sanitaria.

Servicio esencial sin actividad vs ERTE

Otra de las cuestiones controvertidas y que han merecido distintas sentencias ha sido el resolver qué ocurre en el supuesto de que un servicio se considere esencial y, sin embargo, no se tenga actividad, pese a esa esencialidad. Existe disparidad de opiniones judiciales. No obstante, la tesis mayoritaria es restrictiva a la hora de considerar si pueden acogerse al ERTE.

Así, las sentencias del Juzgado de lo Social nº 33 de Madrid, de 7 de septiembre de 2020, y nº 2 de Oviedo, 216/2020, de 16 de julio, se han pronunciado a este respecto:

  • La primera, en un supuesto de un taller mecánico que, pese a ser considerado como esencial legalmente, no tiene clientes porque los usuarios, debido a la pandemia, no utilizan sus vehículos. La sentencia entiende que no hay fuerza mayor y no puede acogerse al ERTE.
  • La segunda, en el caso de una clínica médica que, igualmente, pese a ser servicio esencial, no tiene clientes porque las personas no acuden por razones de la pandemia, y aplazan sus visitas y reconocimientos médicos.

Sentencia laboral sobre un caso excepcional: los EPI para covid, por encima del derecho a la intimidad

Otro de los asuntos analizados fue la Sentencia del Juzgado de lo Social nº 2 de Burgos 116/2020, de 17 de julio. La cuestión se refería al registro de taquillas y su posible afectación al derecho a la dignidad e intimidad personal, discriminación y acoso de los trabajadores. Se trata de una auxiliar de clínica, casi liberada, que está recién incorporada tras maternidad y lactancia, a su puesto en un geriátrico con alta incidencia de covid. En él existe como material EPI necesario guantes de nitrilo, pero estos escasean.

La dirección de la residencia, al observar que ha desaparecido un importante número de este material, promueve el registro de taquillas al azar, con llave puesta y con presencia de RLT. La taquilla de dicha persona aparece llena de este tipo de guantes.

Contra el mencionado registro, la demandante interpone una demanda de tutela por vulneración de los derechos mencionados. El juzgado desestima la demanda por entender que la decisión empresarial está justificada. Se está en una situación crítica, con desabastecimiento de guantes y se sospecha una desaparición de material. El juzgado entiende que el registro al azar es proporcional y no conlleva represalias, puesto que la empresa solicita a la RLT que advierta a la plantilla para que esto no suceda más. Se declara el cumplimiento del art. 18 del Estatuto de los Trabajadores.

Sentencia laboral sobre periodo de prueba y estado de alarma por covid

Por último, se comentó una sentencia laboral sobre periodo de prueba afectado por el estado de alarma decretado por el covid. Es la del Juzgado de los Social nº 4 de Palma de Mallorca 95/2020, de 15 de julio.

El Juzgado declara improcedente el despido de un trabajador, auxiliar de mantenimiento, al que le comunican que no ha superado el periodo de prueba. Declara la imposibilidad de desistir de una prueba finalizada porque, conforme al art. 14.3 E.T., la situación del estado de alarma como consecuencia del covid-19 no puede interrumpir el cómputo del periodo de prueba. Y esto aunque la prestación de la actividad sea imposible.

 

Acuerdo en el periodo de consultas en el ERTE de Sitel

Acuerdo en el periodo de consultas en el ERTE de Sitel

Se ha celebrado la ultima reunión de periodo de consultas del ERTE, desde USO y teniendo en cuenta lo mejor para los compañeros/as (el ERTE se hubiera aplicado de todas formas sin ninguna de las mejoras pactadas) se ha cerrado el periodo de consultas con acuerdo por USO,CCOO, UGT y CSIF, con los siguientes términos:

  1.  Afectación de 45 personas como máximo adscritos a campaña de VUELING.
  2. Voluntariedad dentro de los 132 trabajadores y trabajadoras afectados como principal criterio, en caso de no cubrirse con voluntarios se acudirá a los idiomas, turno y antigüedad en la campaña.
  3. Desafectación automática de colectivos vulnerables (familias monoparentales, violencia de genero, parejas que ambos estén afectados se desafectará a uno de ellos y personas con otras capacidades.
  4. Colectivos afectados: Los contratos de obra solo quedaran desafectados en caso de que se produzca una vacante en Vueling. El personal indefinido será recolocado antes o después en cualquier vacante. En caso de que ésta sea comercial se le dará la correspondiente formación entrando a trabajar y teniendo que superar los objetivos medios de la campaña de la plantilla con la misma antigüedad en la campaña. En caso de no alcanzar los objetivos, y si no existiese vacante en otra campaña no comercial, se le incluiría finalmente en el ERTE procediéndose a la suspensión de su contrato
  5. Duración: hasta el 31/05/2021 como máximo.
  6. Complemento: 180€ por la jornada de 39 horas y proporcional al resto de jornadas.
  7. La aplicación de la medida generará el devengo completo de vacaciones durante el periodo de suspensión del contrato.
  8. Fondo de anticipo de 10.000€ para situaciones especiales o retrasos en el cobro de la prestación por desempleo a repartir entre los trabajadores que lo soliciten.
  9. Computo de la antigüedad en la empresa a todos los efectos durante el periodo de suspensión.
  10. Comisión de seguimiento que se reunirá como mínimo cada 15 días para garantizar entre otras la desafectación de aquellos trabajadores que por tiempo cotizado se queden sin prestación de desempleo, seguimiento de solicitudes de acogimiento a la bolsa de anticipos o conocer las evolución productiva de la campaña afectada.

Desde la Federación de Servicios USO creemos que es un buen acuerdo ya que se ha disminuido el numero máximo de afectados y el plazo de afectación, se ha contemplado la voluntariedad como principal criterio, se ha conseguido el devengo de las vacaciones, se ha mejorado significativamente el complemento salarial a lo propuesto inicialmente por la empresa además de otras medidas de acompañamiento para los afectados.

El paro de enero crece hasta las 3.964.353 personas registradas, con una destrucción de empleo de 218.953 afiliados a la Seguridad Social

El paro de enero crece hasta las 3.964.353 personas registradas, con una destrucción de empleo de 218.953 afiliados a la Seguridad Social

El paro no toca techo en enero y seguimos sin medidas reales de empleo

3.964.353 personas en paro, 76.216 de ellas nuevas con respecto a diciembre, es el saldo de un mes de enero que sigue destruyendo empleo y que también se ha llevado por delante 218.953 cotizantes a la Seguridad Social.

Hoy hay casi un 22% más de parados que hace un año, 710.500 personas sin trabajo que, además, comienzan a agotar sus prestaciones. Prácticamente todas las regiones registran subida.
“Los ERTE excepcionales llegaron en un momento crítico como tabla de salvación para millones de trabajadores y empresas, pero después se han convertido en la medida por sí misma. La protección social es un acompañamiento, pero un año después siguen sin acompañar nada. Ola tras ola de contagios y restricciones vemos únicamente el patrón de poner una red, no de construir. Y, además, la red se ha ido empequeñeciendo para sostener solo a una parte de los afectados”, denuncia Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

España tiene casi tantos parados como en 2010, cuando comenzaba a destruir empleo “como la hormigonera de la construcción que languidecía. No es difícil pensar que de una crisis tan profunda, a la que aún no se ha reaccionado, pueden seguirle años iguales o peores que los que siguieron a 2010. Todos los eneros, hasta 2017, estuvieron por encima de los 4 millones de parados, rozando incluso los 5 en el desastroso 2013”, continúa Estévez.

Los ERTE siguen paliando el drama social, pero no crean empleo y ocultan un paro mayor

USO advierte además de que “por desgracia, tampoco están todos los que son. Hay un paro latente que ayer mismo evidenciábamos con los datos de Contabilidad Nacional: un dato son las personas que figuran registradas en el desempleo y otro muy distinto, las que no han trabajado de forma efectiva. Esas, las horas de trabajo que no se han efectuado, sobrepasan el millón de empleos a tiempo completo, una diferencia sustancial con los 710.500 nuevos parados de la pandemia que, además, tampoco estaban todos a tiempo completo”.

Por eso, desde el sindicato USO se pide “políticas de empleo. Hemos escuchado estas palabras miles de veces en estos meses, pero la realidad es que solo se han hecho políticas sociales. Muy necesarias, por supuesto, pero que ponen parches, no soluciones. Con millones de personas en sus casas y la implantación de facto de las nuevas tecnologías en hogares que nunca lo habrían pensado, han sido meses perdidos en cuanto a recualificación con formación para el empleo que llegase, exclusivamente, de la mano de los Servicios Públicos de Empleo, reforzándolos, por supuesto”, apunta Laura Estévez.

USO EXIGE A EUREST QUE CONTINUE UTILIZANDO LOS ERTES PARA EVITAR LOS ERES QUE AFECTARÍA A MÁS DE 800 PERSONAS TRABAJADORAS

USO EXIGE A EUREST QUE CONTINUE UTILIZANDO LOS ERTES PARA EVITAR LOS ERES QUE AFECTARÍA A MÁS DE 800 PERSONAS TRABAJADORAS

Eurest, multinacional del sector de la restauración, perteneciente al grupo británico Compass ha anunciado a los sindicatos del comité de empresa, entre ellos USO, la presentación de ERES a nivel estatal en la empresa Eurest Colectividades y Eurest Cataluña. Este ERE nacional supondrá el despido de 832 empleados y empleadas solo de Eurest colectividades, 456 de ellos en Madrid.

La mesa negociadora de Eurest Colectividades está ya constituida por distintas organizaciones entre ellas la USO.Y la documentación por parte de la empresa ya ha sido entregada, entre ella destacar, la memoria explicativa, número de personas afectadas por categorías y por comunidades autónomas y las cuentas de perdidas.  De manera simultánea existe otra mesa en Eurest Cataluña con 3 representantes de USO donde están afectados más de 250 trabajadores y trabajadoras.

Las diversas reuniones para la negociación están ya fijadas para esta primera quincena de febrero.

USO rechaza los ERES que dejarían en el paro a un elevado número de personas trabajadoras y ha manifestado a la empresa que luchará para evitar los despidos.

“Rechazamos totalmente el ERE de Eurest. Las causas que alegan son coyunturales, no estructurales en lo referente principalmente a colegios, residencias y hospitales. Nos oponemos porque teniendo prórroga de los ERTE hasta mayo, no lo han querido utilizar. Además, no se acogieron a las últimas exoneraciones, lo que hace pensar que ya tenían en mente despedir a parte de los trabajadores. También han sobredimensionado el número de despidos. Antes de la pandemia ya faltaba mano de obra y durante la pandemia, aunque el número de usuarios se ha reducido, la carga de trabajo ha aumentado porque hay que desinfectar todo el material” declara Antonia Pérez, Secretaria General del Sector de Hostelería de USO Madrid y miembro del comité de empresa de Eurest colectividades.

El covid provocó que en 2020 se trabajaran 544 millones de horas menos y se perdieran más de un millón de puestos de trabajo a jornada completa

El covid provocó que en 2020 se trabajaran 544 millones de horas menos y se perdieran más de un millón de puestos de trabajo a jornada completa

Millones de horas efectivas menos y más de un millón de puestos de trabajo barridos en nueve meses de covid. 2020 registró un descenso de horas trabajadas de 543.705.500, según refleja Contabilidad Nacional. Esto equivale a 1.009.200 puestos de trabajo de jornada completa, que, literalmente, se comió la pandemia de covid. Durante 2019, el empleo efectivo había ido creciendo trimestre tras trimestre, hasta cerrar el año con 18.522.600 puestos de trabajo a tiempo completo.

En el primer trimestre de 2020, cuando la pandemia por coronavirus y el estado de alarma duro tuvieron solo una incidencia de dos semanas y algunos días más en ciertas actividades, la pérdida de horas trabajadas equivalió a 348.400 empleos a tiempo completo.

El segundo trajo la debacle laboral: se destruyeron 3.211.000 empleos de 40 horas entre el 31 de marzo y el 30 de junio de 2020. Algo más aún si comparamos las horas trabajadas en el 2º trimestre de 2020 y de 2019: 3.382.500 puestos menos. Aunque el verano alivió ligeramente el trabajo efectivo, tercer y cuarto trimestre terminaron de forma similar, con ese millón largo de puestos de trabajo destruidos.

Las horas no trabajadas reflejan con mayor exactitud el empleo perdido oculto bajo el paraguas de los ERTE

“Estos datos reflejan de una forma más apegada a la realidad el empleo perdido por la pandemia”, analiza Joaquín Pérez, secretario general de USO. “El paro registrado dice que terminamos 2020 con 724.532 parados más; la EPA, con una subida de 527.900 personas sin empleo. Pero ninguna de esas estadísticas recoge el empleo, el trabajo efectivo, que se ha perdido con todas las personas que han estado o siguen en ERTE. Y, teniendo en cuenta que hay mucho empleo a jornada parcial o completa de menos de 40 horas, los puestos de trabajo efectivo perdidos son más de ese 1.009.200”, advierte Pérez.

El secretario general de USO llama la atención sobre “una contradicción: mientras muchas actividades se paralizaron por completo o están aún a medio gas, en otras muchas han faltado y siguen faltando manos. Es la prueba de que los ERTE son asistenciales, pero no se han tomado medidas para cambiar el modelo productivo y dedicar los esfuerzos a reorientar a las personas en paro de sectores que sufren especialmente el zarpazo del covid.”

Así, incide Joaquín Pérez: “turismo, hostelería y comercio van a tardar en recuperar su ritmo de empleo. Pero, durante estos meses, hay carencias de personal sanitario y oportunidades en cualquier rama de las TIC. Está claro que una enfermera no se gradúa en 10 meses, pero es que ha pasado un año desde las primeras medidas por la pandemia y solo se están poniendo paños de agua caliente para personas sin trabajo y con poca salida laboral a corto plazo hacia sectores para los que, incluso, pueden estar previamente formados aunque estuvieran ahora trabajando por debajo de su cualificación”.