Los ERE en el primer cuatrimestre del año aumentan un 18%

Los ERE en el primer cuatrimestre del año aumentan un 18%

USO continúa exigiendo la reforma del artículo 51 del ET para que la autorización administrativa sea requisito indispensable en los despidos colectivos

Los ERE aumentaron con respecto a 2020. Este es uno de los datos de la Estadística de Regulación de Empleo que ha publicado el Ministerio de Trabajo y Economía Social con los datos correspondientes al periodo de enero a abril de 2021.

Un total de 5.021 trabajadores fueron incluidos en un ERE en los primeros cuatro meses del año, lo que supone un 18,1% más que en el mismo periodo de 2020.

El aumento de los trabajadores afectados por despidos colectivos con respecto a 2020, denota que, por un lado, hay empresas que no han podido mantener el empleo pese a las medidas adoptadas para evitar la destrucción de puestos de trabajo. “Y, por otro, que hay empresas que están aprovechando la coyuntura para cerrar centros de trabajo en España o aligerar la plantilla presentando un ERE sin base como es el caso de LM Wind Power que plantea el despido de casi 400 personas en su centro de Ponferrada”, critica Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

Por ello, USO continúa exigiendo la reforma del artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores y del Real Decreto 1483/2012, de Procedimientos de Despido Colectivo, para que la autorización administrativa sea requisito indispensable en los despidos colectivos. “De esta forma se devolvería a la autoridad laboral la competencia de  paralizar o suspender procesos de despido colectivo. Esta medida la solicitamos hace un año, ante el peligro claro de que los ERTE se convirtieran en ERE, pero seguimos sin tener noticias del Gobierno”, denuncia García.

Suspensiones de contrato o reducción de jornada, 25.010 afectados por despidos colectivos.

La Estadística de Regulación de Empleo recoge información sobre empresas, procedimientos y trabajadores afectados por despidos colectivos, suspensión de contrato y reducción de jornada. En el primer cuatrimestre de 2021, el total de trabajadores afectados por estas medidas ascendió a 25.010. De estos, 8.091 (32,4%) estaban
afectados por procedimientos por causa de fuerza mayor y 16.919 (67,6%), por procedimientos de regulación por
causas económicas, técnicas, organizativas y de producción.

Por otro lado, a 19.989 trabajadores (79,9%) se les han aplicado suspensiones de contrato o reducciones de jornada, frente a los 826.393 que se registraron en el primer cuatrimestre de 2020. De esta forma, se redujeron un 97,6%.

El descenso de personas afectadas por ERTE con respecto a 2020, responde a una consecuencia lógica de la vuelta a la actividad con respecto a los momentos de declaración de estado de alarma, confinamiento domiciliario y paralización de la actividad que tuvo lugar entre marzo y abril de 2020.

En cuanto a los sectores con más medidas de regulación de empleo destacan comercio y reparación de vehículos; actividades administrativas; industria manufacturera y transporte y almacenamiento. En este sentido, llama la atención que los sectores donde se están adoptando estas medidas no sean los sectores más afectados por las restricciones de movilidad y vida social a consecuencia de la pandemia.

Por comunidades autónomas, Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Asturias se sitúan a la cabeza en la aplicación de estas medidas.

Comunicado USO Orange, un expediente de regulación de empleo no es una tarta que repartir

Comunicado USO Orange, un expediente de regulación de empleo no es una tarta que repartir

Desde el 1 de julio la empresa puso a disposición de la plantilla en Vive Orange el proceso para adherirse al ERE. La Dirección, una vez más, hace gala de una falta de transparencia total, sin apenas informar del proceso y realizando gestiones de mala manera.

El día 5 de julio la modalidad de prejubilaciones alcanzó las 200 plazas, desde la posición 201 las personas que han seguido apuntándose han quedado en una lista de espera. A partir de este momento la Dirección está jugando a no sabemos qué.

La empresa no debería haber habilitado el botón para apuntarse a las prejubilaciones hasta al menos el 6 de julio, a partir de las 13:00. Momento en el que todo el mundo, que cumplía los requisitos para acceder al plan de prejubilaciones, hubiera recibido su plan de rentas y al menos haber podido asistir a una de las sesiones de información grupal.  Se recuerda que todos esos eventos son organizados por la Dirección, y comunicados con antelación a la plantilla.

La decisión de apuntarse al ERE es muy importante, y muchas personas estaban esperando a tener esta información para poder tomar una decisión. Otras personas estaban de vacaciones, de baja, etc.

Costó mucho esfuerzo la negociación y firma del ERE, por lo que la Dirección debería haber sido totalmente transparente para la plantilla. Tampoco ha existido un contador o al menos un número actualizado una vez al día en Vive Orange para que se pudiera conocer el número de adscripciones en cada modalidad y el total de las mismas.

Se solicita a la empresa que empiece a ser trasparente, que ponga las cosas claras y que haga una comunicación para explicar qué está sucediendo y qué postura va a tomar.

El criterio para la adhesión era por orden de solicitud y en ningún momento hasta la fecha se ha hablado de otro. Cambiarlo a día de hoy supondría un agravio comparativo, que parece que es lo que pretende la empresa.

Un expediente de regulación de empleo no es una tarta que repartir. Se ha conseguido que sea voluntario para que las personas puedan optar a la modalidad que decidan, pero esto debe hacerse con transparencia y dando el tiempo oportuno y en igualdad de posibilidades a toda la plantilla.

Se solicita a la empresa que, si no se adhieren 200 personas a las salidas con indemnización una vez finalizado el proceso el 31 de julio, todas las personas que están en lista de espera en la modalidad de prejubilación puedan apuntarse con los criterios pactados. Pero previamente se debe esperar a que finalice el 31 de julio, y que todas las personas que deseen optar a la Indemnización tengan la oportunidad de apuntarse también.

De esta manera no existiría el cupo de las 200 personas para apuntarse a la modalidad de prejubilaciones, siempre y cuando no se completen las indemnizaciones.

Según la información y la “transparencia” de la empresa, la información que nos ha facilitado hasta la fecha es la siguiente:

La Dirección ha comunicado que ya existían 386 personas apuntadas de la manera que se os detallamos en la tabla, y que por ello toman las siguientes decisiones:

o   Cerrar la posibilidad de apuntarse en la modalidad de prejubilaciones, ya ni en lista de espera.

o   Cuando se llegue a las 400 adscripciones, desde ese momento se permitirá apuntarse a la modalidad de indemnizaciones pero en lista de espera. Hasta nuevo aviso, que nos confirmarán en una reunión el próximo miércoles.

Así lo ha comunicado la Dirección en el semanal y en vive Orange: https://newvo.orange.es/group/orange/informaci%C3%B3n-plan-voluntario-de-bajas?m=El_Semanal

Desde el 9 de julio a las 11:40 solo es posible adherirse a la modalidad de salida con Indemnización.

 

Se alcanza un acuerdo, ERE Norwegian: se reduce en 216 los trabajadores afectados

Se alcanza un acuerdo, ERE Norwegian: se reduce en 216 los trabajadores afectados

Se alcanza un acuerdo con Norwegian que reduce en 216 los trabajadores afectados por el ERE, que finalmente se aplicará a 975

USO, en representación de los tripulantes de cabina, y SEPLA, en representación de los pilotos, han llegado a acuerdo con Norwegian para reducir el número de trabajadores afectados por el ERE.

Este acuerdo reduce en 200 tripulantes de cabina y 16 pilotos los trabajadores que inicialmente iban a estar incluidos en el ERE anunciado por la empresa, pasando de los 1.191 trabajadores afectados a 975. De esta forma, se ofrecerán 200 recolocaciones para tripulantes de cabina en la base de Oslo, con una compensación económica por traslado y garantía de empleo.

Para los 975 trabajadores que finalmente serán incluidos en el ERE de Norwegian, el acuerdo recoge la indemnización por despido de 30 días por año trabajado y una bolsa de empleo que será regulada por antigüedad. La adscripción al ERE será inicialmente voluntaria, como primer criterio, y forzoso, hasta cubrir el expediente.

Mantenimiento de 234 empleos en Málaga y Alicante

Por otro lado, un total de 234 trabajadores seguirán prestando servicio en las bases de Norwegian en Málaga y Alicante y no estarán afectados por el ERE. Se negociará un ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) del 1 julio de 2021 hasta el 31 de marzo de 2022 hasta que se pase de la actividad actual de 2 aviones a un total de seis aviones en las respectivas bases.

El acuerdo recoge el abono de una compensación por traslado de centro de trabajo y un complemento a la prestación por desempleo durante los periodos de ERTE. Además, quedará limitado el uso de tripulaciones extranjeras en España mientras haya trabajadores en ERTE.

Para USO-Sector Aéreo esta “ha sido una negociación difícil, tanto por el alcance en el número de despidos como por la dificultad en aumentar las condiciones ofertadas inicialmente por la empresa. Esperamos que Norwegian no vuelva a decepcionar a sus trabajadores en España, tras duros años de reestructuraciones contantes, y mantenga sus compromisos empresariales”.

USO rechaza este ajuste de plantilla que solo responde al objetivo de aumentar beneficios reduciendo los costes de personal

USO rechaza este ajuste de plantilla que solo responde al objetivo de aumentar beneficios reduciendo los costes de personal

Orange ha anunciado un expediente de regulación de empleo (ERE) para 455 trabajadores, el 15,15% de la plantilla Orange España. La empresa lo justifica en causas técnicas, organizativas y de producción. Orange facturó en el primer trimestre del año un 7,4% menos, aunque alcanzó la cifra de 1.188 millones de euros de beneficios. A cierre de 2020, los beneficios fueron de 1.433 millones de euros.

Para José Pablo Félez, delegado de USO, “el ERE en Orange es inaceptable cuando estamos hablando de una empresa que obtiene beneficios. Rechazamos el ERE, nos oponemos frontalmente, porque no existen causas técnicas. Las causas son económicas, y como tal se justifican en el informe técnico que nos ha entregado la empresa. El objetivo es claro: quieren ganar más dinero a través de una reducción de costes de personal”.

El objetivo de la Sección Sindical de USO en Orange es buscar alternativas reales a los despidos planteados por la empresa. La experiencia del anterior ERE en Orange, en 2016, que afectó a 472 trabajadores, demostró que en los siguientes años se realizaron nuevas contrataciones que prácticamente cubrieron todas esas salidas. Y parece que este es el camino que seguirá a este nuevo expediente de regulación.

Orange España es una filial del grupo Orange. El trabajo de su plantilla ha logrado consolidarla como segundo operador en España.

Durante la pandemia, Orange ha sido catalogada como empresa de actividad esencial y ha recibido numerosas felicitaciones por continuar dando un servicio de excelente calidad. Sin embargo, este ERE se plantea en uno de los momentos más difíciles, en plena pandemia. “Cuando toda la plantilla ha realizado un esfuerzo considerable para ayudar a la sociedad en todo lo que ha podido. El esfuerzo realizado por toda la plantilla ha supuesto el mantenimiento de la conectividad, tan esencial en tales momentos; nuestra red ha seguido ofreciendo servicio con calidad”, defiende Félez.

Sin embargo, los directivos de la empresa quieren aprovechar las circunstancias para llevar a cabo un reciclaje de plantillas y precarizar el empleo. La llegada, en septiembre de 2020, de un nuevo CEO, Jean-François Fallacher, especialista en  realizar ajustes de personal y reducción de costes, preparaba el terreno para este ERE. Desde USO en Orange no se descartan otro tipo de ajustes en los próximos meses para continuar con la reducción de costes a través del establecimiento de empresas conjuntas de telecomunicaciones.

El periodo de consultas del ERE en Orange se inició el 1 de junio. La primera propuesta de la empresa es que la adscripción al ERE sea prioritariamente voluntaria. Aunque la realidad, según Félez, es que “el ERE es forzoso ya que no es totalmente voluntario; las condiciones indemnizatorias son absolutamente insuficientes, y porque existe derecho de veto por parte de la empresa. Se han identificado 161 puestos que no pueden acogerse al ERE y, en caso de que no se cubran los puestos voluntariamente, la empresa seleccionará a los trabajadores para ser incluidos en el ERE teniendo en cuenta una valoración de puestos que lleva sin realizarse alrededor de dos años”.

Las condiciones ofertadas por la empresa son significativamente peores que las del ERE aplicado en 2016. Se plantea una doble escalada de indemnización, de 33 y 45 días de carácter general, en función de la antigüedad, con un tope de 24 mensualidades, y una indemnización de 20 días para los trabajadores que se incorporaron desde 2018 y para los mayores de 65 años, con un tope también de 2 anualidades. Además, se plantea la posibilidad de establecer un plan de jubilación para la plantilla a partir de 55 años, con más de 10 años de antigüedad (actualmente son unos 120 trabajadores) con un 80% del salario fijo neto, a percibir hasta los 61 años, limitándolo a un máximo de 100 personas.