Conducir con hielo, nieve, lluvia y viento de forma segura para evitar accidentes in itinere o con los vehículos de empresa en jornada

Las olas de frío vienen acompañadas de lluvia, nieve, hielo o fuertes vientos que pueden impedirnos o dificultarnos el conducir de forma segura. Todos esos componentes, especialmente la nieve o el hielo, a los que estamos menos acostumbrados en nuestro día a día en la carretera, multiplican los accidentes y pueden convertirse en una trampa mortal.

Las medidas para una conducción segura en invierno comienzan por el estado de los vehículos. Vamos a centrarnos en flotas de empresas y en la prevención de los accidentes in itinere, pero todos estos consejos son también aplicables para el vehículo particular y la vida cotidiana.

El coche o vehículo pesado, a punto para la nieve y el frío

Para que un coche circule sin problemas en invierno, hay que vigilar los elementos clave del vehículo:

  • el nivel del aceite.
  • nivel del líquido del limpiaparabrisas.
  • estado de las escobillas.
  • dibujo y presión de los neumáticos.
  • altura de los faros.
  • calidad del refrigerante.
  • estado de carga de la batería, entre otros.

Además, el depósito de combustible debe estar lleno.

A %d blogueros les gusta esto: