Madrid, 12 de octubre de 2018.- Desde el sindicato USO denunciamos la campaña de lavado de imagen que está llevando a cabo Ryanair, “con el anuncio de inversiones y aumentos de rutas en España y Portugal, países en los que las tasas de desempleo son elevadas, con la clara intención de coartar posibles acciones de los Gobiernos y que sigan sin actuar, como hasta ahora, contra la aerolínea, en contra de lo que determinan las leyes y la propia Comunidad Europea”, defiende Ernesto Iglesias de USO Sector Aéreo. En las últimas semanas, Ryanair ha iniciado una ruta por distintos países para anunciar esas nuevas inversiones y los próximos acuerdos a los que llegarán con los sindicatos en los países en los que operan.

 

En el caso de España, los intentos de negociación de los sindicatos con la aerolínea irlandesa para aplicar la legislación nacional a sus trabajadores, que Europa ha exigido que sea inmediata y sin negociaciones, han sido infructuosos. “Desde el mes de julio hemos intentado, por todos los medios, alcanzar un acuerdo que proteja a los trabajadores de Ryanair en España y, tan solo, hemos encontrado por parte de los representantes de la compañía impedimientos, imposiciones y mentiras. Si Ryanair realmente quiere aplicar contratos nacionales no necesita a los sindicatos, solo nos necesita para negociar un convenio colectivo”, continúa Iglesias.

 

Además, Ryanair utiliza como argumento para explicar que no se haya alcanzado un acuerdo con los tripulantes de cabina en España la negativa de los sindicatos a que se vulnere la libertad sindical y la libre organización de los mismo, lo que supone una grave vulneración que no tiene encaje legal en nuestro país. “Sin embargo, otros son los motivos de ese desacuerdo: continuar con la aplicación de la legislación irlandesa, puesto que supone grandes beneficios para Ryanair y permite continuar con un modelo perverso donde existen importantes agravios para los trabajadores, y evitar la equiparación de condiciones para los trabajadores contratados directamente por Ryanair y los contratados por Crewlink y Workforce”, concreta el responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo.

 

A la vez que Ryanair ha iniciado este lavado de cara frente a la opinión pública, “intimida a los trabajadores en horario laboral con comunicaciones sobre pérdidas de puestos de trabajo, cierre de bases, o mentiras sobre las propuestas que dicen negociar y que incluyen contratos y convenios regulados por las leyes españolas a principios de 2019 o subidas salariales, para enfrentar a los trabajadores con los sindicatos. Su único objetivo es mantener su modelo de negocio: precios bajos y grandes beneficios, a costa de los derechos de sus trabajadores”, denuncia Iglesias.

El próximo 18 de octubre, los sindicatos europeos de Ryanair se reunirán para acordar nuevas huelgas en los próximos meses, incluso en navidades, y mantendrán un encuentro con la Comisión Europea para que obligue a Ryanair a cumplir con la ley.