• La empresa no notificó en tiempo y forma a los trabajadores que debían cubrir servicios mínimos
  • La próxima semana, nueva reunión para estudiar más paros

 Madrid, 28 de septiembre de 2018.- La jornada de huelga de tripulantes de cabina de pasajeros ha tenido un seguimiento del 90% de los trabajadores del total de auxiliares de vuelo no sujetos a servicios mínimos. En total, hoy se han cancelado en torno a cien vuelos; algunos, ya desprogramados en los días previos, pero otros a lo largo de la jornada. Siete de ellos han sido cancelados esta misma mañana en Tenerife y Lanzarote, y cerca de 17.000 pasajeros se han visto afectados en total en España, unos 50.000 en toda Europa.

Las cancelaciones de esta mañana se han debido a que Ryanair no ha comunicado la asignación de mínimos a las tripulaciones de esos vuelos: “la empresa no ha avisado en tiempo y forma a los trabajadores de que debían presentarse a cubrir un vuelo concreto y, al no ser notificado como servicio mínimo, los trabajadores han decidido libremente ejercer su derecho a huelga. La cancelación de esos vuelos ha sido únicamente responsabilidad de la empresa y de su mala planificación, entendemos que como parte de su incultura en materia laboral y sindical”, denuncia Ernesto Iglesias, responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo.

Sobre ese ejercicio del derecho a la huelga, Iglesias incide en que ha contado con las trabas tanto del Gobierno como de la empresa: “de Fomento, porque ha vuelto a decretar unos servicios mínimos abusivos, y de Ryanair, a la cual hemos tenido que denunciar nuevamente ante Inspección de Trabajo porque se ha dedicado a enviar cartas de desinformación a sus trabajadores, exigiéndoles, entre otras cosas, que prestaran el mismo servicio a bordo que un día normal, cuando la resolución deja claro que en servicios mínimos las funciones de un tripulante deben limitarse a velar por la seguridad del pasaje y por atender únicamente a usuarios con necesidades especiales. Y aun así”, incide Ernesto Iglesias, “la huelga ha sido un éxito de seguimiento, lo que evidencia el hartazgo de los trabajadores”.

Después de esta huelga, “seguimos con la intención de negociar con la empresa, pero siempre que esta lo haga de buena fe, y no como en la última mediación, anoche en la Dirección General de Trabajo, con plantón incluido tanto a nosotros como a la Autoridad Laboral española”, expone el responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo quien, además, adelanta que la otra vía, la de seguir con las movilizaciones, “se estudiará esta próxima semana en una nueva reunión en Europa, en la que pondremos sobre la mesa la propuesta de hacer huelga una vez al mes, huelga a la que podrían sumarse cada vez más países”.