Ambuibérica apenas lleva dos semanas al frente del servicio y ha sufrido la quema de 35 vehículos, así como un aluvión de quejas de los pacientes.

Quema intencionada de 35 furgonetas, denuncias de irregularidades por parte de la anterior adjudicataria, retrasos, quejas de pacientes… Si algo le faltaba al arranque de Ambuibérica al frente del servicio de las ambulancias concertadas (las que trasladan a enfermos no urgentes) era el anuncio de un ERE temporal para sus trabajadores que, finalmente, se ha quedado en nada tras una llamada del consejero de Salud del Gobierno vasco, Jon Darpón, según ha podido saber este periódico. Osakidetza no ha querido valorar la situación.

Los 360 empleados de la compañía se desayunaron ayer con la inquietante noticia de que la firma vallisoletana llevaría a cabo medidas de regulación de empleo en las oficinas de su sede de Arrigorriaga. Una decisión que llegaba sólo 16 días después de que la mercantil hubiera asumido una contrata a la que el Ejecutivo autonómico destinará 17 millones de euros anuales.